EEUU: otro niño asesinado, otra vida arrojada al vacío

Ma’Khia Bryant fue asesinada, disparada por un agente de policía de Columbus, Ohio. Es una niña más, muerta a los dieciséis años, el coste humano de la incapacidad de este sistema para atender y proteger a todos sus niños.
Antes de llegar a la adolescencia, Ma’Khia fue separada de su madre por los Servicios Infantiles del condado de Franklin (Ohio). Ella y sus tres hermanos fueron acogidos por su abuela, pero en 2019 fueron arrancados de ese hogar cuando el condado declaró que su vivienda era inadecuada. Separada de su familia, Ma’Khia fue enviada a 80 millas de distancia a un hogar grupal en Dayton. A principios de este año, la sacaron del hogar grupal, la enviaron a Columbus y la colocaron con un padre adoptivo.
Que te separen de tus padres a una edad temprana es traumático. ¿Cómo no iba a serlo? Y a Ma’Khia Bryant, como a tantos otros, no sólo le quitaron a sus padres, sino que la pusieron a cargo de una parte del sistema y luego de otra.
La policía dice que se espera que se ocupen de situaciones para las que no están equipados, de los problemas que afrontan los niños que van de un lado a otro. Dicen que la pobreza es un problema, que se necesitan trabajadores sociales.
El Departamento de Servicios Sociales de Ohio dice que no tiene fondos suficientes para proporcionar todos los cuidados y servicios que se necesitan, no hay dinero suficiente para asegurarse de que la abuela, por ejemplo, pueda tener una “vivienda adecuada” para los cuatro niños. Los Servicios Sociales dicen que la legislatura estatal no le da el dinero necesario.
La legislatura del estado de Ohio dice que la gente no quiere pagar impuestos, por lo que no tiene suficiente dinero para financiar todos los servicios sociales, los servicios públicos y las escuelas que se necesitan.
De hecho, cada parte del sistema tiene sus excusas. Pero Ma’Khia Bryant sigue muerta… Ma’Khia, y cuántas otras como ella en todo el país.
Cada una de esas excusas es una admisión de que este sistema es incapaz de proporcionar una vida decente a toda su gente; una admisión de que ni siquiera puede proteger a los más vulnerables.
Ese sistema tiene un nombre. Su nombre es capitalismo, y está impulsado por un afán de lucro que empuja a las legislaturas estatales y al gobierno federal a reducir sistemáticamente los fondos para la serie de servicios que necesita la población, con el fin de repartirlos para apuntalar los beneficios de las grandes corporaciones y llenar las cuentas bancarias de la clase capitalista muy rica que posee la economía.
Es el mismo sistema que da a los policías un arma y, con ella, una licencia para matar. La condena del asesino de George Floyd no cambia esta realidad básica: la policía existe para mantener la división de clases bajo el capitalismo. No sólo protegen la riqueza acumulada en un extremo de la jerarquía de clases; también imponen la pobreza que es su resultado necesario en el otro extremo.
A veces esa licencia para matar significa que una joven, puesta en una situación intolerable, que intenta defenderse, es abatida como un perro en la calle.
Hay personas que culparían a la madre adoptiva. ¿Por qué no estaba allí supervisando a Ma’Khia y a los otros niños cuando ocurrieron los problemas? O a la abuela. ¿Por qué no proporcionó un “alojamiento adecuado”? O a la madre. ¿Por qué no se ocupó de sus hijos?
Todas esas preguntas no son más que formas cobardes de huir de esta verdad básica: en la sociedad capitalista, los salarios no suelen ser lo suficientemente altos como para mantener a los niños. La Seguridad Social no es lo suficientemente alta como para proporcionar una “vivienda adecuada” a cuatro niños.
Y por ello, algunos niños son desechados.
Hay algo intrínsecamente malo en un sistema que da menos valor al cuidado de los niños, que a los beneficios de una clase ya insanamente rica que busca obtener más beneficios.
El trabajo de atender a los niños que necesitan cuidados, ¿no debería ser valioso en sí mismo? No importa quién los cuide, ni en qué condiciones. ¿No deberían tener los medios para hacerlo?
Hay algo esencialmente erróneo en un sistema que no puede hacer eso. Este sistema capitalista es el que debería ser arrancado y desechado. No los niños.

Traducido de the-spark.net

Etiquetas: