Reino Unido: la catástrofe de la covid en la India sigue el ejemplo de Johnson y Trump

Cuando la semana pasada la devastadora ola de infecciones por Covid comenzó a recorrer partes de la India, se oyó decir a un trabajador de la zona industrial de Gurgaon, cerca de Delhi: “Creo que sólo quieren matarnos”.
Eso es exactamente lo que parece. Modi se abstuvo de anunciar un bloqueo nacional y continuó con sus campañas electorales hasta la semana pasada. Aparece sin máscara, al igual que sus ministros, uno de los cuales incluso se jacta de haber asistido a un mitin mientras sufría de Covid. No se han hecho preparativos para este brote, a pesar de que los casos de Covid han ido aumentando desde mediados de marzo.
Aunque ahora hay restricciones en muchos estados, la Confederación de la Industria India ha retrasado los cierres de las fábricas, aunque algunas han cerrado durante dos semanas, ¡aprovechando la oportunidad para despedir a los trabajadores contratados! Los jornaleros inmigrantes de Delhi, Bangalore y Mumbai no han tenido más remedio que volver a sus pueblos en un éxodo casi de la misma magnitud que el pasado mes de marzo.
En la misma Gurgaon, 7 trabajadores de la fábrica de Maruti ya han muerto de Covid, 1 ha muerto en Honda y muchos más están enfermos. Sin embargo, Maruti sigue trabajando; no hay cierre en el estado de Haryana de Gurgaon.
El mayor factor de las muertes -que ya alcanzan las 198.000- ha sido la falta de oxígeno. Los principales hospitales se quedaron sin él. El personal tuvo que ver morir a sus pacientes. Tras dos semanas de escasez, el gobierno prohibió a la industria comprar suministros de oxígeno, pero no requisó sus reservas. Gran parte de ellas se han escapado al mercado negro, al igual que las existencias del medicamento antiviral remdesivir, que se está vendiendo a un precio 4-5 veces superior al habitual.
Las plantas de adsorción por oscilación de presión (PSA) para fabricar oxígeno no se pusieron en marcha, aunque esto formaba parte del plan del año pasado. Se hizo en Kerala, que ahora tiene exceso de oxígeno. En el resto del país no se instalaron ni siquiera 10 de las 162 plantas PSA previstas.
Modi dice ahora que todos los mayores de 18 años pueden vacunarse. Pero las empresas pueden vender las inyecciones (¡si las tienen!) a precios “autorregulados”. Hasta ahora, sólo el 10% de la población se ha vacunado, a pesar de que India es el mayor productor de vacunas del mundo. Hay una aguda escasez de suministro; en su jactanciosa diplomacia de las vacunas, Modi dijo a los fabricantes que enviaran viales al extranjero, hasta bien entrada esta nueva ola. Ahora, muchos estados no pueden comenzar el despliegue antes del 1 de mayo, como muy pronto.
Es cierto que India es uno de los países más pobres y poblados del mundo. Pero la política de su gobierno y de su clase capitalista la han ayudado y favorecido en esta catástrofe actual. Ese trabajador de Gurgaon tiene razón. Parece como si quisieran matarnos a todos.

Traducido de The Workers’ Fight

Etiquetas: