Francia: contra los ataques de Macron y de la patronal, hay que ampliar y continuar las luchas

Las distintas manifestaciones contra la reforma laboral francesa ha permitido a cientos de miles de trabajadores expresar una vez más su rechazo a los ataques antiobreros del gobierno.
Para este  gobierno, como para anteriores, las cajas del Estado están abiertas para los capitalistas. Así para recaudar lo que generosamente da a los más ricos, el gobierno recorta en los servicios públicos, programa la desaparición de 120.000 puestos de funcionarios y suprime 150.000 empleos auxiliares, que aseguran tareas indispensables en numerosos distritos.
“La democracia no está en las calles” dijo Macron ante las manifestaciones. También dijo que a lo más tardar la reforma laboral entrará en vigor a primeros de enero de 2018. Pero firmar esta reforma ante las cámaras es una cosa; hacerla aplicar otra. Todo dependerá de la movilización de los trabajadores y de la población en general. Estas manifestaciones habidas podrían ser sólo un comienzo.