Honores proletarios y militantes a Guarina Ramírez Acosta

A los revolucionarios cubanos trotskistas. Reproducimos este texto que nos llega desde La Habana para recordar a los comunistas que lucharon contra el estalinismo por el comunismo revolucionario. No te olvidamos compañera Guarina.

Para muchos del mundo idealista, tienese a la muerte, como la cesación de la actividad de la unión del alma y el cuerpo que componen la vida, y dichos elementos conjuntos toman un camino independiente en el momento del rompimiento de esa combinación armónica del principio vital de los seres vivientes, cuyo primer elemento el alma tiene su origen en la base material del cuerpo. Para el mundo naturalista de los menos: De nosotros los apropiados de la ciencia, la filosofía, la política y la dialéctica materialista, del marxismo revolucionario.

El ser humano crea su conciencia de acuerdo a su existencia y no en el orden inverso: No es la conciencia que crea la existencia, es la base material  del cuerpo humano la que da origen y condiciones al combinados entre el mundo interior y exterior para el desarrollo de la conciencia, producto de su activa necesidad, de la economía, de su fuerza de trabajo, para la subsistencia, la que propició el origen evolutivo del pensamiento, de la articulación de las palabras, o sea a la posición de los orígenes de la voz, para la pronunciación de las vocales y consonantes. La articulación de las palabras, ha permitido al ser humano reconocer sus propias acciones, es decir adquirir su propia conciencia.

Por esa razón para la ciencia y la sociología marxista: La muerte del ser humano, lo más apreciado de la vida hermosa y de la naturaleza: es el cese, el rompimiento armónico de la existencia física, como base orgánica, que genera el pensamiento, las ideas y el desarrollo de los conocimientos, cuyas acciones extraordinarias y sus elementos beneficiosos para la humanidad, permanecerán ligadas sobre el tiempo, a la existencia del mundo que tanto apreciamos, durante nuestra vida transitoria y que extraordinariamente valoramos y queremos librarla de sus males acontecimientos; que produce el agónico y antihumano sistema de explotación capitalista y sus derivaciones en el mundo; como en las transiciones de los cambios sociales, que se expresan en las burocracias bañadas de conceptos pequeño-burgueses en el camino inevitable del mundo al socialismo, que descentran al proletariado del control y dominio del Estado.

Es precisamente a esa gran madre, militante, y camarada cubana Guarina Ramírez Acosta, a quien le corresponde tributarle ese hermoso honor proletario, por hacer suyo durante más de 8 décadas, la defensa intransigente de la hegemonía y centro del proletariado universal.
Después de varios días de haber restablecido mi ánimo consciente; de mis expresiones, y disposición interior de mis acciones de las palabras, de mis movimientos, que hubo de reflejarse en mis nervios, los cuales me hicieron sufrir un golpe semi-paralizante, del ánimo consciente, producto del fin de la existencia física de mi madre y camarada Guarina; el domingo 10 de septiembre a las 6 p.m. del año en curso.

He podido tomar el lápiz para expresar el golpe profundo que llevaré infinitamente en mi conciencia, y que sólo lo podría aliviar y hacerlo menos doloroso: lo que fue su propia lucha por las ideas trotskistas y su combate en la lucha clandestina y en las montañas guerrilleras de la zona oriental en pro de la revolución socialista cubana; al lado de sus hijos, camaradas y su principal promotor, su compañero de causa Idalberto Ferrera Acosta. Todos sus méritos como pionera del socialismo fueron recompensados por el proceso revolucionario con más de 9 medallas que valorarán su acción y conciencia revolucionarias.

Pero su conciencia y actitud comunista fueron más allá de los honores de las medallas. Afirmo y aseguro su heroicidad en las ideas del marxismo revolucionario porque enfrentó todas las vicisitudes de la represión contra el trotskismo, tanto en la época capitalista, como el hostigamiento del burocratismo en Cuba. Su gran monumento histórico estará acuñado en el movimiento proletario mundial y en la victoria inevitable del verdadero socialismo en el planeta.

Tus familiares, camaradas e hijos, nunca te olvidaremos.

Juan León Ferrera Ramírez, La Habana, 18/9/2017