En Francia, Zara hace trabajar los domingos

El martes 29 de diciembre, se firmó un acuerdo sobre el trabajo los domingos y el trabajo de noche entre la dirección del grupo Inditex, propietario de Zara, y dos sindicatos franceses de la empresa, CFDT y CFE-CGC.

Ya existía un acuerdo pero en Noviembre empezaron negociaciones para revisarlo, después del voto de una ley de reforma laboral, la ley “Macron” (del apellido del ministro de economía) y de la creación de quince “zonas turísticas internacionales” que han posibilitado más aperturas en domingos. Como consecuencia del nuevo acuerdo, 87 de los 290 almacenes del grupo podrán abrir cada domingo, mientras que antes eran unos treinta.

Para compensar, se prevé que los sueldos de los empleados interesados se revalorizarán en un 110 % el domingo y en un 100 % por la noche. Se pagarán los gastos de cuidado de los hijos y de los taxis cuando ya no circulen los transportes públicos. Los sindicatos insisten en el aspecto del voluntariado: cada quince días el empleado podrá decir si quiere o no trabajar. Pero se sabe muy bien en qué consiste este “voluntariado” en un periodo de crisis, cuando los sueldos bajos no llegan a fin de mes, cuando los jefes ejercen un chantaje con el empleo para conseguir voluntarios que trabajen los domingos.

Este acuerdo va más allá de las recomendaciones del gobierno y parece mejor de lo que se propone en otras empresas que también buscan las oportunidades de esta nueva ley, con lo que se explica la aprobación del acuerdo por el 87%de la plantilla del grupo, en una consultoría convocada por la dirección.

Sin embargo, a pesar de lo que dicen los sindicatos que lo han firmado, este acuerdo es un paso adelante de la ofensiva de la patronal por el trabajo dominical y abre paso a otros ataques sociales. Por supuesto, la mayoría de los patrones del sector comercial no darán estas compensaciones para sus empleados. Tampoco es seguro que la dirección de Inditex mantenga sus compromisos.