La reforma fiscal de Rajoy: nueva mentira, nuevo ataque a los trabajadores

Anda diciendo Rajoy que va a bajar los impuestos para 2015, algo que siempre quiso hacer pero que no pudo. Repite por dónde va que la nueva reforma fiscal mejora la igualdad, que los impuestos van a bajar para todos los contribuyentes -21 millones de personas-, que cobrar menos impuestos no va a afectar al déficit, que los autónomos van a estar mejor, etc. Mentiras y más mentiras.

Ya hay un grupo de técnicos de Hacienda que desmiente tanto optimismo y han hecho pública su visión de este anteproyecto de ley fiscal: una reforma a medida para las clases altas, para los que poseen las mayores fortunas. Y de los contribuyentes, tan sólo unos 73.000 se verán beneficiados. Sin embargo, los que menos tienen –unos 12 millones de trabajadores y pensionistas que ganan menos de 11.200 euros anuales- no se verán afectados para nada por la rebaja fiscal. De hecho, dicen estos técnicos, quien obtenga más de un millón de euros pagarán proporcionalmente igual que un trabajador o autónomo que gane 50.000 euros.

Y el colmo de los colmos de esta reforma fiscal es el anuncio de que los trabajadores despedidos que reciban la correspondiente indemnización –de más de 2.000€ por año trabajado, es decir, la mayoría- , tendrán que pagar por ello. ¡Pagar tras ser despedidos! Un verdadero disparate. Y un verdadero ataque frontal a todos los trabajadores, empezando por los despedidos, que se suma a todos los recortes y varapalos que sufre la población, con la excusa de la crisis.