Cómo el gran capital escapa cada vez más a los impuestos

En una economía capitalista agotada, la evasión de impuestos se ha convertido en un problema importante para la burguesía. En todas partes, los gobiernos a su servicio han cumplido con sus exigencias hasta tal punto que el planeta entero se ha convertido en una especie de paraíso fiscal para él. Así pues, desde mediados del decenio de 1980 hasta 2018, en un contexto de globalización forzosa, la tasa mundial del impuesto sobre las empresas se redujo a la mitad, del 49% al 24%. ¡Y esto es sólo un promedio! La caída se ha acelerado aún más desde entonces, reflejando una tendencia general de transferencia, por no decir de robo, en detrimento de los trabajadores.

El papel de los impuestos en la reproducción del capital

“El capital, como el vampiro, sólo está animado por la absorción del trabajo vivo, y su vida es aún más feliz cuando bombea más de ella”, escribió Marx hace 150 años [1]. 1] La explotación, y por lo tanto la plusvalía que de ella deriva la burguesía, está todavía hoy en la base misma de todo su orden social. Pero los impuestos y derechos (directos o indirectos) que el Estado recauda sobre los beneficios, así como sobre los productos financieros o de la tierra, forman parte necesariamente de esta plusvalía. También determinan parcialmente la división final entre el trabajo y el capital, incluso si esto depende en el análisis final del equilibrio de poder entre la clase obrera y la burguesía.

Esta es la razón por la que la clase capitalista se ha negado durante mucho tiempo a permitir que el Estado gravara, de forma no simbólica, sus bienes e ingresos. En los Estados Unidos, la gran burguesía del Norte, que había aceptado el principio de un impuesto durante la Guerra Civil, que le permitía imponer su dominio en todo el territorio, obtuvo la abolición de este impuesto ya en 1872, ¡y esto hasta 1913! Habiendo ocupado, al menos en Europa, el lugar de los antiguos órdenes privilegiados, la burguesía adoptó la actitud de la aristocracia que había derrocado, negándose durante todo un período histórico a pagar el más mínimo impuesto sobre sus ingresos, así como sobre los beneficios de sus empresas, y escapándose de ella en gran medida. Ya era una edad de oro (la “edad dorada” americana) para la burguesía, ya que se estima que en 1914 el 10 por ciento más rico poseía el 90 por ciento de la riqueza total en Europa y el 75 por ciento en los Estados Unidos. Fueron principalmente los impuestos sobre el consumo, varios impuestos basados en las clases trabajadoras, sin mencionar el saqueo del planeta, los que alimentaron las arcas del aparato estatal de la burguesía a lo largo del siglo XIX. “El impuesto sangra a los desgraciados, No se impone ningún deber a los ricos, El derecho de los pobres es una palabra hueca”, decía la Internacional: estas palabras tenían un significado muy concreto para millones de proletarios, explotados por los patronos y desangrados por su Estado.

A principios del siglo XX, y aún más claramente con la división colonial entre las grandes potencias industriales, la carrera armamentista, y luego el estallido de la Primera Guerra Mundial, una necesidad se impuso a la clase media alta. Tuvo que dotarse de poderosos aparatos estatales, garantes de sus intereses generales y árbitros entre sus diversos componentes, capaces de defender su orden social, y así dotarse de un sistema de fiscalidad centralizada que drenaba sumas de dinero cada vez más grandes.

Esto fue acompañado por la introducción de una forma de gravamen sobre los ingresos (en Alemania, Suecia y Japón, por ejemplo, desde el decenio de 1870 hasta el de 1890) y, por consiguiente, sobre los ingresos más elevados, recaudados por las clases dirigentes. En muchos países, este cambio también tomó la forma de impuestos sobre los beneficios de las empresas, que eran irrisorios en los primeros tiempos.

La introducción de un sistema moderno de impuestos para el presupuesto del Estado fue una forma de cambiar la opinión pública, que se escandalizó por la riqueza acumulada por la gran burguesía, los “reyes de la minería y los ferrocarriles” y otros “barones del robo”. Los dirigentes de los partidos políticos burgueses se presentaron cada vez más como defensores de un supuesto interés general y como árbitros entre las distintas clases de la sociedad. Una forma de afirmar que “los impuestos son el precio que hay que pagar por una sociedad civilizada”, tal como está grabado en el frontón del Servicio de Impuestos Internos de Washington. Los primeros sistemas de pensiones o seguros sociales aparecieron en el mismo período. En cierto sentido, fue una respuesta política al movimiento obrero socialista, que hasta 1914 había puesto la revolución en el orden del día en todos los bastiones del imperialismo e incluso en la muy atrasada Rusia de los zares. En Francia, fue la cámara llamada del “horizonte azul”, una de las más reaccionarias de la historia del país, la que en 1920 aprobó un impuesto aplicando una tasa del 50 por ciento al tramo de ingresos más altos (¡aumentó desde el 2 por ciento en 1915!). Esta tasa fue incluso aumentada al 90% en 1924, pero apenas perjudicó a los accionistas de    las compañías que se habían vuelto escandalosamente ricas durante la guerra.

Pero la creación de una administración fiscal y el pago de estos “gastos accesorios” por parte de los capitalistas respondía a una necesidad más fundamental. Todos estos ingresos, que se transformaron en gastos públicos o sustituyeron al capital privado, contribuyeron en gran medida al funcionamiento de la explotación capitalista y a la renovación de la fuerza de trabajo del proletariado. Era una forma barata para la burguesía de hacer que el Estado se hiciera cargo, en forma de salario social diferido, de los gastos indispensables: la educación, instrumento de selección social que formaba a los obreros, capataces y, cada vez más, también a los técnicos, ingenieros e investigadores indispensables para el buen funcionamiento de sus fábricas; las redes de transporte para hacer llegar las mercancías y los trabajadores a sus lugares de trabajo; un sistema de salud; un sistema jurídico que garantizaba la propiedad privada de los medios de producción. Este gasto público, financiado en parte por los impuestos sobre los beneficios, contribuyó así a la reproducción de la fuerza de trabajo y al mantenimiento de la dictadura de la burguesía sobre la economía. Finalmente, permitió que se hicieran pedidos públicos a sus empresas, en el sector del armamento como en muchos otros.

Este recurso al gasto público y la permanente intervención de los estados en la marcha misma de la economía capitalista se convirtió en el centro del escenario del imperialismo. La Primera Guerra Mundial y luego la crisis de los años 30 y las respuestas de las diversas burguesías a ella a través de la intervención masiva del Estado, que iban desde el fascismo hasta el New Deal, lo demostraron plenamente. La nacionalización y militarización de las economías de las principales potencias imperialistas precedió, pero también aceleró la marcha hacia la guerra.

Durante la Segunda Guerra Mundial, o al final de la misma, para salvar al sistema capitalista de una nueva ola revolucionaria y para reconstruir sectores enteros de la economía, esta intervención se intensificó aún más y a menudo tomó la forma de nacionalizaciones. En un puñado de grandes potencias, cuyas corporaciones habían cortado el planeta en una sección transversal regulada y continuaron imponiendo su dominio, el estado burgués fue llamado “Estado de Bienestar” (equivalente al Estado de Bienestar Británico, como se le llamó en 1942) por todas las corrientes de reformismo y por los intelectuales a su servicio. La expresión, que ha sido ampliamente utilizada hasta ahora por los partidos y organizaciones sindicales surgidos de la socialdemocracia y el estalinismo, implicaba que el Estado estaba allí para garantizar un nivel de vida y bienestar para toda la población, compensando, a través de los impuestos en particular, los efectos más importantes de la injusticia y la desigualdad. Esto fue una mentira descarada. La crisis general de la economía capitalista desde principios de los años 70 lo demuestra brutalmente.

Salarios, precios, beneficios: los límites de las estadísticas burguesas

Medir el nivel de impuestos que pesa sobre la burguesía hoy en día es un verdadero desafío. En primer lugar, porque las estadísticas, si no son en sí mismas “burguesas”, registran datos donde nunca aparece la plusvalía extorsionada por todo el sistema capitalista sobre el trabajo de la clase obrera. Hay que conformarse con datos contables, como el PIB, que permiten evaluar la riqueza producida cada año, concebidos desde el punto de vista de los intereses y cálculos de los propios capitalistas.

Pero, sobre todo, todos los ingresos del capital y su circulación están protegidos por la opacidad del funcionamiento de toda la economía, por el secreto de los negocios, el secreto bancario que permite todos los fraudes, la mayoría de las veces legalizados bajo el dulce nombre de “optimización fiscal”. Los múltiples mecanismos y manipulaciones benefician a las empresas más grandes, y más aún al sector financiero o digital, cuyas actividades están en gran medida desmaterializadas. Por ejemplo, en 2019, los famosos GAFAM (Google y su empresa matriz Alphabet, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft), que deberían haber pagado un impuesto de 1.160 millones de euros en Francia, sólo pagaron 130 millones de euros.

La mayoría de las cifras dadas por las grandes empresas, que están bien armadas y aconsejadas para establecer regulaciones en conjunto con las autoridades públicas o, si es necesario, para evadirlas, no reflejan la realidad.

Este es el caso, por ejemplo, de los que enumeran la inversión extranjera directa. Por ejemplo, un estudio realizado en 2015 por el Tesoro Británico parece mostrar que los Países Bajos eran entonces el segundo mayor inversor en el Reino Unido después de los Estados Unidos, pero por delante de Francia y Alemania. Pero esto es un juego de manos. Porque, una vez identificados los “inversores finales”, es decir, las verdaderas multinacionales que están detrás de estas transferencias, queda claro que este segundo inversor en el Reino Unido no es otro que él mismo, o más precisamente las empresas británicas, muy por delante de las de los Países Bajos. Y esto es otro golpe de centavo, ya que los Países Bajos son simplemente un país de tránsito para el capital de las empresas que desean beneficiarse de una fiscalidad muy baja. Por las mismas razones, el principal inversor en Francia es el grupo de empresas francesas que, por así decirlo, han trasladado sus cuentas y parte de sus impuestos a climas más clementes. En cuanto a Luxemburgo, con sus 600.000 habitantes, parece, según las mismas estadísticas oficiales, ser el tercer inversor en los Estados Unidos! En otras palabras, en estas condiciones, sólo una pequeña parte del iceberg de los beneficios es visible y cuantificable. Algunos especialistas estiman que 12.000 mil millones de euros “invertidos” de esta manera no son más que cáscaras vacías que pasan por paraísos fiscales, es decir, el 40% del total mundial.

Lo mismo ocurre con los tipos reales del impuesto de sociedades, es decir, los tipos realmente pagados por las empresas, que están muy alejados de los tipos oficiales. Un estudio publicado en enero de 2019[2] sobre 27 países de la Unión Europea cuantifica esta brecha. En Luxemburgo, los grandes grupos, que se supone que están gravados con el 29%, en realidad sólo están gravados con el 2%. En Francia, como en Alemania, la diferencia entre el tipo impositivo nominal y el tipo efectivo es de diez puntos o más: 17% para Francia para un tipo fijado entonces en el 33% (desde entonces se ha reducido al 28% y se reducirá al 25% en 2022).

En 2009, un informe del Consejo de los impuestos obligatorios ya había revelado que las empresas de la Cac 40 pagaban un impuesto que correspondía sólo al 8% de sus beneficios, una tasa superior a la mitad de la tasa de IVA que pagan diariamente millones de trabajadores, los desempleados e incluso los sin techo.

Y esto es simplemente utilizando los múltiples mecanismos establecidos por los gobiernos a lo largo de las décadas, que están en constante evolución.

Evasión de impuestos: una industria próspera

En esta vasta empresa de manipulación y falsificación, se ha desarrollado toda una rama de las finanzas dedicada a la evasión fiscal. Algunos escándalos estrepitosos (CumEx en 2011, Lux Leaks en 2014, Swiss Leaks en 2015, Panamá Papers en 2016, Paradise Papers en 2017), han revelado la magnitud del problema y el papel que desempeñan las multinacionales y los grandes bancos.

La optimización fiscal nació, por así decirlo, con el capitalismo, aunque sólo sea por la competencia entre las grandes potencias y sus grupos. Una guerra en la que los impuestos, y en este caso los no impuestos, son un arma formidable. Pero la globalización, en su forma actual, le ha dado un papel protagonista. Tanto es así que los cuatro gigantes de la industria, o Big Four, Deloitte, Ernst & Young, KPMG y PricewaterhouseCoopers, que se especializan en auditoría y contabilidad, además de las empresas con cientos de abogados de negocios, se han convertido en indispensables entre los buitres del capital.

En promedio, cerca del 40% de los beneficios de las multinacionales se transfieren a paraísos fiscales, una proporción que ascendería al 60% para las empresas americanas! En 2016, las empresas de EE.UU. reportaron más ganancias en las Bermudas que en el Reino Unido, Japón, Francia y México juntos. Puerto Rico, donde sus beneficios se gravan con una tasa efectiva de sólo el 1,6%, también se utiliza para proteger su riqueza de los impuestos. Mejor aún, las mismas empresas declararon más del 20% de sus beneficios no estadounidenses en el mismo año en “entidades apátridas”, es decir, empresas ficticias que no están vinculadas a ningún país. Se estima que 250.000 personas trabajan actualmente sólo en el llamado campo de los precios de transferencia, ya sea en las Cuatro Grandes o en las propias multinacionales.

Para las multinacionales, este sistema, que se introdujo en el decenio de 1920, es una de las principales formas en que pueden transferir parte de sus beneficios a una filial en un país con un tipo impositivo más bajo. A través de las idas y venidas de la sobrefacturación y la subfacturación, sobre las que casi no se ejerce ningún control, cientos de miles de millones simplemente desaparecen de las cuentas, sólo para reaparecer en las cajas fuertes de los principales accionistas. En Francia, el grupo Toyota, con su planta de Onnaing, que normalmente produce un coche cada 57 segundos, ha sido durante años especialistas en este área, al igual que empresas como Total, Coca-Cola y Apple. Por ejemplo, el fabricante de automóviles número uno del mundo, por un lado, compra piezas por encima de su valor a subcontratistas pertenecientes al grupo Toyota y, por otro lado, revende los automóviles que salen de la línea de producción por debajo de su coste real a su único cliente, Toyota Motor Europe, con sede en Bruselas, que los revende con un alto beneficio. Así, Toyota no tiene que pagar impuestos donde se realiza su producción y por lo tanto sus beneficios, ¡lo que le permite ahorrar decenas de millones cada año! La variación de los tipos de cambio de las distintas monedas en las que las empresas facturan su producción, la variación del costo de los seguros y los tipos de interés también permiten a los capitalistas jugar a su aire, transformando toda una parte de sus actividades en actividades financieras.

Los especialistas en ingeniería fiscal juegan el mismo juego, con extravagantes sumas de dinero que fluyen de un extremo al otro del mundo con un solo clic, entre filiales o a través de empresas fantasma. El bufete de abogados Mossack Fonseca, como revelaron los datos recuperados en el asunto de Panamá Papers, había creado por sí solo 210.000 empresas en 21 de los llamados centros financieros extraterritoriales, es decir, paraísos fiscales. Es probable que existan millones de estas empresas en toda la economía mundial, la mayoría de ellas en los Estados Unidos (como Delaware) o en la Unión Europea.

Es igual de fácil para las multinacionales jugar con la forma en que se tienen en cuenta en los distintos países la depreciación, los costos de los préstamos, la tributación de los dividendos o las regalías debidas a la propiedad intelectual, es decir, todo lo relacionado con las solicitudes de patentes. La empresa Skype, fundada por un sueco y un danés, vendió su tecnología, que prometía enormes perspectivas de beneficios, a una filial irlandesa en 2004 por ¡25.000 euros! En otras palabras, ¡las autoridades fiscales no recibieron nada! Menos de un año después, Skype fue comprado por eBay por 2,6 mil millones de dólares.

En cuanto a las “zonas francas”, en las que los capitalistas están exentos de impuestos, aunque ya existían para los comerciantes en la Edad Media, han proliferado desde mediados de la década de 1960 y ahora hay casi 2.000 de ellas. A escala mundial, se crea uno cada día y ya hay un centenar de ellos en Francia. Las grandes industrias, así como los gigantes del sector terciario (como los centros de llamadas) prosperan aquí, al abrigo del IVA, de los impuestos sobre la propiedad y, por tanto, de los impuestos.

Por otra parte, es imposible enumerar todas las medidas con las que los mayores grupos capitalistas consiguen reducir sus impuestos, ya que los “nichos fiscales” existentes en todos los países y la imaginación de los representantes políticos de la burguesía para crear nuevos son ilimitados.

Una ofensiva que ha estado en marcha durante varias décadas con el apoyo de los gobiernos y los estados

Desde mediados de la década de 1970, la gran burguesía está librando una verdadera guerra contra la clase obrera: para restaurar y preservar sus beneficios. En todas partes ha intensificado la explotación y cuestionado los pequeños progresos que millones de trabajadores de las principales potencias imperialistas podían dar por descontado: en cuanto a condiciones de trabajo, derechos laborales, libertades sindicales, sistemas de pensiones. La crisis financiera de 2008 intensificó aún más esta ofensiva. Se lleva a cabo tomando sumas cada vez más extravagantes de los presupuestos del Estado, pagadas en forma de ayudas directas o indirectas a favor del gran capital, permitiéndole al mismo tiempo escapar cada vez más a los impuestos. El reto ya no es simplemente mantener las arcas nacionales al mínimo, sino vaciarlas. Las consecuencias de esta política son múltiples para las finanzas públicas y, a su vez, para las clases trabajadoras, ya que se han sacrificado los gastos en educación, formación, inversión en transporte público y, sobre todo, los hospitales, como lo demuestra de forma dramática la situación en la que se encontraban desde la llegada de la epidemia de Covid-19.

Introducido en Francia en 1948 con una tasa del 24%, el impuesto sobre la renta de las sociedades había aumentado por etapas hasta alcanzar el 50% en 1958, un nivel cercano a las tasas que se practicaban entonces en la mayoría de los países desarrollados y que se mantuvo durante un cuarto de siglo. Estos eran gastos incidentales fuera de toda proporción con las ganancias que los capitalistas obtenían al impulsar la producción con fondos públicos.

Cuando la izquierda llegó al poder, unida detrás de Mitterrand, lanzó un movimiento general para bajar los impuestos a las grandes empresas. En 1985, la tasa de impuestos se redujo al 45%, y al año siguiente al 42%. En el otoño de 1991, la prensa financiera expresó su asombro ante la oferta que la izquierda se disponía a hacer a las empresas bajándola aún más hasta el 33%: “El coste de la reducción de los tipos del impuesto de sociedades es enorme” (Les Echos, 13 de septiembre de 1991); “Esta medida… es un regalo fiscal para las empresas, pero también para sus accionistas”. “La Tribune”, 22 de octubre de 1991. Además, había una tasa reducida para las PYMES.

En la práctica, los impuestos que pagaban realmente las multinacionales francesas, empezando por la más grande de ellas, Total, eran aún más bajos, o incluso cero en algunos años. Y esta política de donaciones ha continuado bajo todos los gobiernos, hasta el punto de que hoy en día la parte del impuesto de sociedades en los ingresos fiscales del Estado francés no supera el 13%.

Y eso sin contar las enormes sumas de dinero que van directamente a sus arcas cada año. Sin repasar las innumerables medidas adoptadas durante las presidencias neerlandesa y de Macron, cabe mencionar las decenas de miles de millones de dólares de ayuda proporcionada por los dos créditos fiscales de los que se beneficiaron los principales empleadores con el crédito fiscal para la investigación (CIR) y el crédito fiscal para la competitividad y el empleo (CICE). Esto fue suficiente para reducir la tasa impositiva efectiva para las grandes empresas del 17,8% al 7,7% [3].

Esta reducción de los impuestos de las empresas, y el correspondiente aumento de los ingresos gubernamentales perdidos, ha continuado durante las dos últimas décadas a nivel mundial. Especialmente desde la crisis financiera de 2008, que llevó a la denuncia unánime de la “dictadura de las finanzas” para calmar a la opinión pública. El Instituto de Políticas Públicas (IPP) estimó en 2019 que entre 2000 y 2018, la tasa media de este impuesto de sociedades (CIT) había “disminuido en casi un tercio, del 30% a menos del 22%” dentro de la OCDE. Lejos de impulsar la inversión y el empleo, estos recortes masivos sólo han alimentado aún más los aspectos más parasitarios de las finanzas y la explosión de grandes fortunas.

Pero ciertamente fueron los Estados Unidos, mucho antes de la llegada de Trump, los que fueron más lejos en esta política, imponiendo su ritmo a toda la economía capitalista.

Estados Unidos: Trump continúa el trabajo de sus predecesores

En los años 30, para salvar al capitalismo de la crisis que había provocado y para preparar la guerra que le seguiría, los dirigentes americanos introdujeron tipos impositivos que casi parecerían confiscatorios… pero que no impidieron a la gran burguesía salir de esta crisis más rica y fuerte. Así, hasta 1980, la tasa marginal superior del impuesto sobre la renta promedió el 78%, e incluso llegó al 91% entre 1951 y 1963. La tasa del impuesto sobre la renta de las empresas varió entre el 48% y el 52% entre 1951 y 1978. En otras palabras, por cada dólar de beneficio, 50 centavos tenían que ir a las arcas del gobierno.

Pero el rendimiento real de este impuesto fue en realidad mucho menor, ya que la burguesía americana, a pesar de la nostalgia de ese período, logró eludir en gran medida esta regulación. En particular, las ganancias obtenidas en el extranjero por empresas estadounidenses no fueron gravadas por las autoridades fiscales estadounidenses hasta que fueron repatriadas a los Estados Unidos. Si lo fueran.

Un plan llamado Refugio Fiscal también permitió a los contribuyentes más ricos deducir las pérdidas de ciertas empresas de su renta imponible. Estas empresas, al no ser sociedades anónimas, no estaban sujetas al impuesto de sociedades. La vena fue ampliamente explotada. La única razón de la existencia de algunos de ellos, sin ninguna actividad económica, era registrar pérdidas igualmente imaginarias, que luego podían deducirse de los ingresos de sus propietarios. Otras fueron pérdidas reales debido a disposiciones específicas del código fiscal. Permitieron, por ejemplo, la cancelación extravagante de las inversiones en los sectores del petróleo, el gas y los bienes raíces, y por lo tanto, pérdidas ficticias.

Como resultado, el déficit del presupuesto federal explotó. A los ojos de los portavoces de la gran burguesía, se demostró que “demasiados impuestos matan a los impuestos”, según la famosa fórmula de un economista. Este fue el argumento de Reagan para aprobar, por un voto casi unánime del Senado (97 a 3), un recorte general de los impuestos de las empresas que se redujo en 1986 al 28 por ciento por la Ley de Reforma Fiscal.

Esto no puede sino agravar los recortes de los presupuestos sociales, ya que los beneficios de las multinacionales estadounidenses siguen estando protegidos por impuestos a tasas remunerativas en el resto del mundo: de 1995 a 2017, mientras que los beneficios se dispararon, los ingresos del impuesto de sociedades cayeron un 35%. Los impuestos sobre los dividendos se redujeron a la mitad (del 39,6% al 20%) y los ingresos por impuestos de sucesión se derrumbaron.

Desde el decenio de 1950, el tipo impositivo medio sobre el capital ha disminuido a lo largo de los años en 20 puntos porcentuales, mientras que el impuesto sobre el trabajo ha aumentado en 10 puntos porcentuales.

Fue esta política la que Trump, con su cinismo habitual, persiguió ya en 2017 al aprobar la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos, llamándola la mayor reducción de impuestos y reforma de todos los tiempos. Redujo la tasa teórica del impuesto de sociedades al 21% e incluso al 10,5% sobre los beneficios de sus filiales extranjeras. Un estudio realizado en el momento de su adopción mostró que las 400 empresas más grandes de los Estados Unidos pagaban una tasa impositiva efectiva del 11,3% en 2018 y que 91 de ellas no habían pagado ningún impuesto en absoluto [4]. 4] Al año siguiente, el producto de este impuesto cayó de 285.000 millones de dólares a 158.000 millones de dólares, lo que representa sólo el 1% del ingreso nacional, el nivel más bajo desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Esta reforma fiscal también introdujo una retención del 15,5% de los beneficios acumulados en el extranjero por las empresas multinacionales estadounidenses (estimados en más de 2,5 billones de dólares), independientemente de que fueran repatriados a los Estados Unidos o no. George Bush ya lo había hecho en 2004, cuando decidió conceder una amnistía que permitía a las empresas multinacionales que repatriaban sus beneficios estar sujetas a una tasa del 5,25% en lugar del 35% entonces vigente. Esa decisión ha dado lugar, sin duda, a la repatriación de 298.700 millones de dólares de beneficios. Pero el 79% de esto se distribuyó a los accionistas en forma de recompra de acciones y el 15% en forma de dividendos!

Expropiar a la burguesía: el único punto en el programa

Por primera vez en más de un siglo, la tasa de impuestos para las 400 personas más ricas de los EE.UU. cayó por debajo de la de las clases modestas por primera vez en más de un siglo. El 1 por ciento superior de los más ricos capta ahora el 20 por ciento del ingreso nacional (en comparación con el 10 por ciento en 1980), casi el doble de la mitad de la población de los Estados Unidos. Como Víctor Hugo escribió en su novela El hombre que ríe: “El paraíso de los ricos está hecho del infierno de los pobres”. Y con pocos o ningún impuesto. Frente a Trump, que se autodenominó “más inteligente” por no pagar impuestos, Warren Buffet, con sus 65.300 millones de dólares de patrimonio personal, se jactó en 2016 de haber pagado sus impuestos. Pero si hubiera pagado 1,8 millones de dólares en impuestos ese año, eso representaba una tasa efectiva del 0,056%, ¡sobre sus 3.200 millones de dólares de ingresos para el año!

A escala de la economía mundial, en los últimos decenios se ha producido una gigantesca transferencia a favor del gran capital, transformando en parte la naturaleza misma de las empresas o, al menos, completando su evolución y fusionándose con el capital financiero. Frente a esta dictadura permanente de la burguesía, cuán irrisorias son las propuestas de los economistas y políticos burgueses a los que a menudo sirven de pluma, de “gravar a los ricos” o de trabajar por una “democracia fiscal”. Denunciar las desigualdades, privilegios e injusticias es ciertamente digno de elogio. Pero si no luchamos contra los propios mecanismos de explotación y de propiedad de los medios de producción, son en el mejor de los casos frases vacías, en el peor de los casos un medio para distraer a las clases trabajadoras de su verdadero enemigo: la gran burguesía y todo el sistema capitalista.

En vista del colapso generalizado de la economía capitalista, cuán ridículos son los esfuerzos de quienes pretenden imponer una “tasa impositiva mínima” del 12,5% (la actual propuesta de la OCDE) o, al igual que la Unión Europea, un “código de buena conducta para la tributación de las empresas” o un “paquete de medidas contra la evasión fiscal”. En 2019, la ONG Oxfam, cuyos informes mencionan regularmente el repugnante enriquecimiento de una pequeña fracción de la clase media alta, se basa en una oración a los gobiernos, implorándoles que “se aseguren de que las empresas y los más ricos paguen su parte de los impuestos”. En cuanto al llamado impuesto Gafa decidido por Francia y algunos otros países, por irrisorio que haya sido, fue rápidamente arrojado al olvido.

El papel de los revolucionarios hoy más que nunca es luchar contra estas ilusiones y los que las llevan y poner en la agenda el derrocamiento de todo el orden social. En El marxismo de nuestra época (1939), Trotsky escribió: “Las reformas parciales y los retoques no servirán de nada. El desarrollo histórico ha llegado a una de esas etapas decisivas en las que sólo la intervención directa de las masas es capaz de barrer los obstáculos reaccionarios y sentar las bases de un nuevo régimen. La abolición de la propiedad privada de los medios de producción es la primera condición para una economía planificada, es decir, para la intervención de la razón en el campo de las relaciones humanas, primero a escala nacional y luego, posteriormente, a escala mundial”. Su conclusión sigue siendo relevante hoy en día.

28 de Marzo de 2020

Lutte de classe n°207 abril-mayo 2020

NOTAS

1] Karl Marx, El Capital, Libro Uno, “El desarrollo de la producción capitalista”, Sección III: “La producción de plusvalía absoluta”, 1867.

2] Petr Jansky, 2019, Evaluation of the gap: the scale of international corporate tax avoidance.

3] Nota del Instituto de Política Pública (IPP) citada por Le Monde del 11 de marzo de 2019.

4] Informe del think tank Taxation and Economic Policy (ITEP), citado por el Washington Post del 18 de diciembre de 2019.

 

Etiquetas: