¿Será esta vez? C. Ross, enviado especial de la ONU para el Sáhara occidental, visita el AAIÚN

En los últimos días, se ha producido un hecho “histórico” en el denominado “conflicto del Sáhara Occidental”. Por primera vez en 37 años de conflicto, un enviado especial de la ONU,   C. Ross, ha decidido visitar la zona que Marruecos, ilegalmente y por la fuerza, se anexionó en 1975, es decir, ha visitado los Territorios Ocupados. Ross intentó este viaje en mayo pasado, pero Marruecos lo impidió vetándolo, retirándole su confianza como mediador, (este representante  había criticado poco antes en un informe, no sólo el trato que las autoridades marroquíes dispensan a los miembros de la MINURSO, la misión de la ONU en el Sáhara, sino -sobre todo- las violaciones de derechos humanos ). Pero, en agosto, la ONU lo reafirmó en su cargo.

En esta visita, Ross, se ha entrevistado con activistas saharauis defensores de los Derechos Humanos, a saber, activistas de CODESA (del Colectivo de los Defensores Saharauis de Derechos Humanos) con su presidenta a la cabeza, Aminetu Haidar y ASVDH (Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones graves de los Derechos Humanos) y otros colectivos saharauis, que le han expuesto la situación de la población civil saharaui que desde hace 37 años viene sufriendo desapariciones, torturas, detenciones, expolio de sus recursos naturales, etc., etc., por parte del ocupante marroquí.

 Ross también se ha reunido con  distintas asociaciones independentistas (aunque oficialmente han sido invitadas como miembros de la sociedad civil saharaui), un hecho que ha cobrado especial importancia, ya que es la primera vez que un representante oficial de la ONU mantiene reuniones con ellas. Una reivindicación transmitida por estas organizaciones a Ross es la del derecho a manifestarse, derecho que en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental está totalmente prohibido.

Esto lo ha podido comprobar el propio Ross, in situ. El Aaiúm estaba totalmente “blindado” por las fuerzas de policía, gendarmería y militares traídos de todos los puntos de Marruecos. Precisamente, mientras se desarrollaba el encuentro, en la calle, la Policía impedía todo atisbo de protesta, reprimiendo duramente a los manifestantes.  La propia activista Aminetu Haidar denuncia  como las fuerzas de seguridad marroquíes han agredido a varios de los manifestantes, incluido un anciano, y como fue golpeada ella misma; según Haidar, su coche también ha quedado destruido y su casa se encontraba bajo “estado de sitio”, rodeada por policías que le impedían, tanto a ella como a unas 40 personas más, abandonar la vivienda.

El enviado especial de la ONU, se desplazará también a la ciudad de Tifariti, capital de los denominados Territorios Liberados y bajo control del Frente Polisario y a los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tindouf (Argelia). Por lo que visitará los 3 territorios en los que desde hace 37 años “vive” separado este pueblo o mejor dicho, malvive, tras la “venta-abandono” del territorio por la potencia administradora de iure, que es España y la ocupación militar por parte de Marruecos.

Esperamos que tras esta visita se cumpla de una vez la Resolución 3437 de 1979 de la propia ONU que insta a Marruecos a “poner fin a su ocupación militar del Sáhara Occidental y a negociar con el Frente Polisario, en calidad de legítimo representante del pueblo saharaui, los términos de un alto el fuego y las modalidades de un referéndum de autodeterminación”.

Esta es la esperanza con la que vive el pueblo saharaui, pero la historia y los hechos son tozudos y nos vienen demostrando como la avaricia, el robo, el expolio, ….están por encima de toda justicia y como el ocupante marroquí con el apoyo de la UE, particularmente Francia, y de los EEUU, continúan con el sufrimiento de todo un pueblo.