Ni criminalizar ni sostener la pobreza

La nueva ordenanza del Ayuntamiento de Sevilla criminaliza la búsqueda de comida en contenedores de basura. Pretendía el Ayuntamiento multar con hasta 750€ a aquellas personas que rebuscan comida en los contenedores, decía para “adecuarse a la nueva realidad social…” Ante las numerosas críticas recibidas, ahora el Ayuntamiento da un pasito atrás y dice que a estas personas les hará elegir entre pagar la multa o recibir atención social.

Evidentemente son medidas vacías llegar a multar a personas que no podrán pagar y la solución tampoco es “convencerlos” de que en Cáritas o cualquier otra institución podrán recibir comida. Un Ayuntamiento serio y comprometido lo que tendría es que ofrecer trabajo digno para que las personas puedan cubrir sus necesidades por ellas mismas, no por la acción caritativa de nadie.

Para acabar con la pobreza la única vía posible es la creación de empleo para todo el mundo, repartiendo el trabajo entre todos sin bajar los salarios. ¡Hay dinero para ello!