Los banqueros y la patronal tienen un plan que ejecuta el gobierno

LOS BANQUEROS Y LA PATRONAL TIENEN UN PLAN QUE EJECUTA EL GOBIERNO: DESTRUIR EMPLEO PÚBLICO, AUMENTAR EL DESEMPLEO, PRIVATIZAR LA SANIDAD Y LA EDUCACIÓN PÚBLICA, BAJAR LOS SALARIOS

     La movilización de los trabajadores y de las clases populares es cada día más necesaria. Millones de personas están sufriendo la crisis provocada por el sistema económico que busca mantener sus beneficios y ganancias a costa del trabajo.

     Los banqueros, la patronal y su gobierno ejecutor buscan bajar los salarios hasta el máximo. No les importa volver a los años 50. Es lo que buscan. Así crearán las condiciones para volver a  la especulación y a la explotación obrera.

     Están en proceso de disolver los servicios públicos de educación y sanidad para venderlos al capital y aumentar el saldo de sus cuentas bancarias. Volveremos a la escuela y la salud de hace 50 años donde los pobres irán a la beneficencia y la buena educación y sanidad será de pago.

     El plan de este gobierno de banqueros y grandes empresarios, -recordemos que el ministro de economía Luís de Guindos fue banquero de Lehman Brother’s, el banco que desencadenó la crisis financiera en 2008-, no es más que recuperar los beneficios empresariales a costa de los salarios, salvar la quiebra de los bancos y sus beneficios, destruyendo para ello los servicios públicos y los puestos de trabajo necesarios.

     Esta estrategia necesita crear las condiciones de miedo y miseria que haga que los trabajadores no tengamos más remedio que escoger  trabajos precarios con salarios de miseria.

     La única manera de parar  esta estrategia de la patronal, la banca y su gobierno ejecutor, es la movilización permanente. La huelga general del 14 será un primer paso pero será insuficiente si no seguimos en la brecha.

     El ejemplo de empresas como Lipasam, empresa municipal de limpieza pública de Sevilla, muestra el camino. Estos compañeros han convocado huelga indefinida el 15 de noviembre. Es la presión permanente la que hará retroceder al gobierno.

     Los trabajadores no tenemos nada que perder con la lucha. Si no vamos a la huelga y mantenemos las movilizaciones continuadas lo que estamos perdiendo se hará permanente pues si la patronal ve que no hay respuesta obrera apretará aún más las tuercas.