El 14 de noviembre: una manifestación contra la austeridad en Europa

     La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha lanzado una llamada a una jornada de acción de todos los trabajadores de Europa el miércoles 14 de noviembre, para que estos reafirmen “su oposición a las medidas de austeridad que hunden a Europa en el estancamiento económico,  incluso la recesión, así como en el desmantelamiento del modelo social europeo”.

     En Francia, las confederaciones CGT, CFDT, FSU, Solidaires y UNSA, haciendo suya esta convocatoria, preparan iniciativas interprofesionales que aglutinen este día a los sectores públicos y privados por “una verdadera coordinación de las políticas económicas,  la negociación de un contrato social reivindicado por la CES y  medidas de relanzamiento a nivel europeo”.

     Sean cuales sean la reservas que se tengan sobre las reivindicaciones propuestas por las organizaciones que convocan, y sin conocer las iniciativas que serán acordadas en las empresas y las ciudades, el hecho de convocar a los trabajadores de Francia a manifestarse con el conjunto de los trabajadores de Europa, para mostrar su rechazo común a los planes de austeridad, es en sí mismo un hecho positivo. Esto pilla a contrapié a la propaganda nacionalista, incluso chovinista, que tiende a  enfrentar a los trabajadores de países diferentes. Y pone en evidencia la necesidad de un programa reivindicativo común.

     Para defender su futuro, los trabajadores deben primero defender su empleo y su salario, tomando de los beneficios presentes y pasados acumulados por los capitalistas. Para garantizar un empleo para todos, es preciso comenzar por prohibir los despidos e imponer el reparto de trabajo entre todos sin pérdida de salario. Para garantizar unos salarios que permitan vivir, es necesario imponer unos aumentos generales de salarios y de pensiones, mirando de recuperar los déficits atrasados. Es precisa una escala móvil de salarios y de pensiones, es decir, su ajuste con la subida real de los precios. Y para no sufrir los efectos del caos capitalista, será necesario imponer el control de los trabajadores sobre la economía.

     Esta jornada debe ser la ocasión para los trabajadores de movilizarse participando ampliamente en todas las manifestaciones que se propongan y de afirmar  su acuerdo con este programa de defensa de los trabajadores frente a la patronal y a los gobiernos.