Los atentados de París: una masacre atroz e incalificable

La masacre de personas en una sala de concierto, en bares y restaurantes, alrededor de un estadio; esto es lo que han perpetrado ayer varios atentados, en París y en St Denis. Querían muchas víctimas, el máximo de muertes, ciegamente. Estos atentados son actos horribles. Expresamos nuestra conmoción y toda nuestra solidaridad con las víctimas y sus familiares.

Sean cuales sean las ideas de los que cometieron estos ataques, son enemigos de todos los trabajadores. Si se confirma que se trata de islamistas, su violencia procede de la misma barbarie que la de los yihadistas sirios o iraquíes, que buscan, por el terror, dominar pueblos enteros, reducir a las mujeres a la esclavitud y eliminar a todos los que no piensan igual que ellos.

El horror de los atentados perpetrados en París y St Denis refuerza los que sus autores pretenden combatir. Refuerzan el Estado francés, que declara el estado de emergencias y amplía sus medidas policiacas. Refuerzan a la extrema-derecha, sus discursos de odio respecto a musulmanes e inmigrantes, y su reivindicación de un Estado más fuerte.

Compartimos plenamente la conmoción de todos, y especialmente de todos los familiares de las víctimas de estos atentados. Pero no tenemos ninguna solidaridad con el Estado francés y sus dirigentes políticos. Estos tienen gran parte de responsabilidad en las guerras que ensangrientan ahora el Medio Oriente, guerras cuyo eco trágico llegó anoche hasta París.

Por tanto Lucha Obrera no va a sumar su voz al concierto de la unidad nacional. No compartimos nada con los Hollande, Sarkozy y Le Pen. Toda nuestra solidaridad está con las víctimas y familiares. Seguiremos nuestra lucha por un mundo libre de oscurantismo, injusticia, libre de la dominación imperialista y todas sus consecuencias.

Comunicado de los compañeros de Lutte Ouvrière, Francia