En España se crea empleo precario, mal pagado y temporal

Empieza el año con titulares optimistas; el 2015 fue bueno para el empleo pues cerró con una “bajada récord”: 678.200 desempleados menos, situándose la tasa del paro en un 20,9%. Aunque sigue habiendo en España 4.779.500 trabajadores en paro, la bajada de este –dicen-, es la mayor desde 2006.

Pero más allá de estos cantos triunfales se puede leer en la “letra pequeña” que España sigue en cabeza de los países europeos con peores cifras de empleo y lo que no es menos malo, que lo que crece de forma desorbitada es el empleo temporal.

En España antes de Rajoy se crearon 18,153 millones de empleos mientras que en la actualidad esta cifra es algo menor, 18,098 millones. Y, como decimos, el poco empleo creado es en peores condiciones –precario y mal pagado- y temporal; por ejemplo de los 525.100 empleos que se crearon el año pasado, 335.100 fueron temporales. De esta forma los contratos a media jornada se sitúan en su máximo histórico, 2,84 millones, y estos no son los peores.

Y si se quieren más datos para corroborar que todos los que nos hablan de recuperación económica mienten, no hay más que ojear lo que dice la Comisión Europea; a pesar de que esta se sube al carro de la mentira diciendo que en España las cosas van bien, sus pronósticos y consejos son claros: se requieren más ajustes, más reforma laboral, más sacrificios.

Para que los sacrificios no los hagan siempre los mismos es necesario reaccionar; es urgente que los trabajadores no acepten más recortes y sacrificios y planten cara, no solo a los ataques patronales sino entre sus propias filas, entre sus propias direcciones sindicales, entre todos aquellos que predican la resignación y hacen desconfiar en la inmensa fuerza colectiva que representa el mundo del trabajo cuándo se moviliza.

Etiquetas: