5-N huelga en la plantilla municipal sevillana

Desde hace años venimos asistiendo a un deterioro progresivo de los servicios públicos y del empleo, que vemos cada día en colegios, parques, centros cívicos, transporte, servicios sociales y de la mujer.
Como consecuencia de tal deterior hay una progresiva pero constante disminución de trabajadores en todas las áreas y servicios; la paralización en la práctica de la bolsa de peones, que año tras año acumula más personal, es muestra de ello; paralelo a ello, aumenta la presencia de las empresas privadas y la subcontratación en muchos de estos servicios.
Los trabajadores públicos soportamos este estado de cosas además con los sueldos  recortados, con falta de material y herramientas, con la pérdida de derechos… Nos consolamos diciendo que en “la calle” (en el sector privado) se está peor. Pero eso son solo excusas para no enfrentarnos a un mal que de lejos o de cerca nos afecta a todos y que legaremos a los trabajadores venideros.
La verdadera solución a todos esos problemas, no tan solo de los trabajadores públicos, la tenemos delante ya que somos nosotros los que tenemos en nuestras manos cambiar esta situación. Las luchas por la mejora de los puestos de trabajo siempre será nuestra tarea y de nadie más; somos los que trabajamos, somos los que mantenemos en funcionamiento la sociedad.
Tenemos el número y la fuerza para salir como uno solo, por encima de diferencias particulares, a defender el empleo y además es el empleo público el que puede y debe ser implantado de manera general. Con la misma fuerza ha de ser dirigido y controlado por los trabajadores, por encima de otros intereses que no sean los de la propia clase trabajadora.
La huelga prevista por los trabajadores municipales, el próximo día 5 de noviembre, debe ser el inicio de una lucha por intentar cambiar las cosas.