1º de Mayo, día internacional de los trabajadores

El futuro para los trabajadores, para los parados, los jubilados, etc, dependerá de su capacidad para volver a tomar confianza en la fuerza colectiva que representan cuándo se ponen en movimiento para defender sus intereses de clase.

El 1º de Mayo decidido por la Segunda Internacional de hace 128 años fue precisamente para afirmar la unidad en la lucha de todos los trabajadores del planeta, unidos los cinco continentes, afirmando que la lucha de la clase obrera era el único medio para abrir una alternativa al mundo capitalista.

La fecha fue elegida para señalar la solidaridad de los socialistas del mundo entero con los 5 militantes anarquistas ejecutados en Chicago por haber llevado a cabo una huelga, precisamente por la jornada de 8 horas, el 1º de Mayo de 1886.

A pesar de las traiciones de los partidos obreros, a pesar de la deriva de muchos sindicatos que se dicen de los trabajadores, a pesar de que desde las instituciones se quiere hacer de este día un día festivo sin más –desponjándolo de su condición de clase- el 1º de mayo sigue siendo a su pesar una fecha simbólica de la lucha de la clase trabajadora contra la explotación y por su emancipación.

Y cada año las porras, incluso los disparos, de los guardianes del orden social recuerdan que ellos no han olvidado el carácter de este día de lucha.

Así pues ante todos los que quieren dividir a las clases populares, a los trabajadores, a los más desfavorecidos de la sociedad, hay que recordar que todas les personas deben llevar una vida digna; ello comienza por tener un empleo, un salario, una vivienda digna y termina por la emancipación social debida a un vuelco del orden capitalista.

Por ello es necesario hoy como ayer la unidad de los trabajadores en la lucha tras este objetivo de emancipación y cambio, tras el eslogan de siempre del movimiento obrero: “¡Trabajadores del mundo, uníos!”