La corrupción del PP. La corrupción del sistema capitalista

El pasado 21 de Abril entró en prisión Ignacio González, ex-presidente de la comunidad de Madrid con el PP. Miembro de una familia muy asentada en empresas públicas de la mano del PP, ya  su padre fue director del Instituto Nacional de Consumo en el 79, de la mano de Suárez. La lista de delitos que se le imputan es larga: prevaricación, organización criminal, malversación, cohecho, blanqueo, fraude, falsificación documental y corrupción en los negocios. Todos enmarcados dentro del amplio concepto de corrupción. Un término que está en perfecta simbiosis con el PP. Sin la corrupción no habría este PP y sin este PP no tendríamos tal grado de corrupción. Estamos viendo como esta lacra afecta a prácticamente todas las instituciones de esto que llaman Estado de Derecho; no se puede esperar otra cosa pues si existe corrupción es porque el propio sistema capitalista es corrupto y por consiguiente convierte en “normal” un funcionamiento sucio que antepone el beneficio por encima de todo.
En concreto el caso Lezo, el que ha conseguido que González entre en prisión, investiga el desvío de dinero público de la mayor empresa de la comunidad de Madrid, el canal de Isabel II. Con estos fondos llegaron incluso a pagarse gastos electorales del PP. La práctica habitual parece ser adquirir empresas ruinosas a un precio más alto que el estimado, para desviar comisiones ilegales, y enriquecer personalmente a los miembros de estas tramas corruptas. Para “ganarse amigos” que los defiendan han apoyado, si no promovido, la elección de cargos en justicia como la del fiscal Jefe anticorrupción Manuel Moix, que se “retrató” al intentar impedir la investigación, algo a lo que todos su subordinados se opusieron.
Estos días atrás en la sede del PP en Madrid se ha protestado mediante una cacerolada y se ha pedido la disolución  del PP como partido, lo cual está muy bien. Pero sin olvidar que el verdadero corrupto es el sistema. Esto es importante porque si no será quitar un partido por otro que crearán con otras siglas y otras cabezas visibles. Lo importante es tener conciencia de que tras toda esta corrupción está el robo legal de las grandes empresas y bancos, robo permitido porque todo el sistema capitalista es corrupto y su motor es el máximo beneficio.