Cortes de luz en los barrios obreros y populares: ¡Endesa criminal!

Desde hace años los vecinos de los barrios de Torreblanca, Su Eminencia, La Plata, Padre Pío, Tres Mil Viviendas, todos barrios obreros de Sevilla, sufren cortes continuos o carencia total en el suministro eléctrico. Estos vecinos soportan el frío y el calor sin electricidad producidas por la pasada borrasca Filomena o la actual ola de calor.

Junto a los cortes de luz se viene produciendo bajadas de tensión en viviendas colindantes. Estas no llegan a carecer totalmente de energía, pero debido a su escasa potencia el consumo se eleva porque se precisa más tiempo para por ejemplo cocinar y la factura se encarece.

Los vecinos de estos barrios están llamando la atención sobre su situación, llevando a cabo concentraciones, encierros y manifestaciones, cansados ya de enviar cartas y peticiones sin resultado, ya que ni el Ayuntamiento de Sevilla ni de la Junta de Andalucía o del gobierno central se atreve a encararse con Endesa en particular o el resto de las eléctricas.

Y es que los políticos que gobiernan o han gobernado que dicen representar los intereses de la población, en la práctica defienden los intereses de las grandes empresas, del capital. Ante los cortes de electricidad se tenía que haber incautado las instalaciones y sus bienes, el dinero de los beneficios para invertir en mejoras y hacer, de la electricidad, un servicio público. Porque el problema de fondo es que Endesa y el resto de las eléctricas funcionan  para ganar dinero y no para satisfacer las necesidades de la población. Y esto, ¿por qué? En nuestro país las empresas eléctricas forman un oligopolio privado desde donde controlan totalmente el sector. Este control se obtuvo al privatizar las empresas estatales o con participación del Estado por los gobiernos del PSOE y del PP, a cambio obtuvieron cargos en los consejos de administración de esas empresas. Desde José María Aznar hasta Felipe González los partidos políticos que nos han gobernado están en la dirección de estas empresas. No es casualidad que  Endesa fuera una empresa pública y que en 1988, bajo Felipe González empezara la privatización y en 1998 se terminara de privatizar con José María Aznar.

¿Y qué dice Endesa?

La multinacional viene responsabilizando de los cortes de suministros a los vecinos que toman la luz de forma fraudulenta para no pagar. Asegura que esto supone el grueso del consumo total en estos barrios, además de mencionar los enganches ilegales para el cultivo de marihuana, motivo por el cual los transformadores se sobrecargan en exceso y terminan fallando. Una argumentación irracional porque Endesa tiene recursos de sobra para remediar esto que dice. En realidad , la mayoría de los vecinos sí pagan sus recibos religiosamente y la empresa lo que está haciendo es eludir su responsabilidad.

El precio de la luz lleva sufriendo subidas desorbitadas desde hace años. Muchas familias tienen dificultades para pagar el alto precio del servicio eléctrico, un servicio que lleva años deteriorado y obsoleto sin que los responsables hagan nada. Pero, ¡si están ganando millones a espuertas con el precio de la luz! Es el colmo del cinismo. Lo único cierto que se deja a la población a su suerte.

¡ENDESA criminal!

Durante estas últimas semanas han fallecido cuatro personas en estos barrios además de un hombre mayor que está hospitalizado debido a una caída. Se trata de golpes de calor, enfermos dependientes de una máquina que dejó de funcionar por falta de luz, personas de avanzada edad que en plena noche han tropezado, caído o sufrido cualquier otra desgracia. Detrás está la responsabilidad de las eléctricas.

Mientras Endesa se niega a restituir un servicio eléctrico, por el que todos los afectados por los cortes están pagando sus facturas, esta empresa no duda en acometer otras mejoras en función de sus intereses. Ha destinado 300.000 euros para fortalecer la red eléctrica en la Isla de la Cartuja, donde se ubica el parque tecnológico (PCT) formado por más de 500 empresas.

Endesa no quiere mejorar unas instalaciones eléctricas antiguas e incapaces de dar servicio, en estos barrios en pleno siglo XXI, su inversión no generaría beneficios.

Endesa ganó en bruto a 4.278 millones, un 6% más que el año anterior en términos comparables y neto de 1.902 millones el pasado año. En general las eléctricas obtuvieron 10.117 millones de euros en 2021. Esta es la cifra récord que han registrado tan solo 6 empresas del Ibex 35, las que se dedican a la producción de energía. Esta cifra supone la obtención de unos beneficios que cuadruplican no solo los del año 2020, sino también los de 2019.

¡La única solución la expropiación!

Los vecinos están reclamando los importes por falta de suministro a Endesa, hasta ahora sin éxito. Han reclamado que se les instale generadores portátiles. Y en todos estos casos Endesa ha respondido cínicamente que no le consta incidencia alguna en ninguno de los domicilios afectados. Por todo esto además de exigir la devolución de los importes por los cortes hay que exigir daños y perjuicios en una demanda pública y colectiva de todos los vecinos. La única solución duradera es poner a estas empresas bajo el control de la población como servicio público.