SANCIONADOS POR UN TUBO

     La empresa está atacando a diestro y siniestro; trata de meternos el miedo en el cuerpo como sea. Antes fue con las bajas médicas y los despidos, ahora es con el bajo rendimiento, los horarios, los gps, las auditorías internas…

     Da la sensación de que en Telefónica los trabajadores somos unos ladrones, vagos y escaqueados, pero resulta que estos están en los consejos de administración de la multinacional. Aunque algún trabajador pueda sacar el pie del tiesto, esto no nos convierte a todos en unos incumplidores. Nosotros somos el pilar básico que hace funcionar está empresa, ¡que no lo olviden!