Paros en el Servicio Vasco de Salud

El jueves 27 de noviembre fue el cuarto día de paros en el Servicio Vasco de Salud. Después de los paros de los días 6, en toda la comunidad, el 13 en Álava y el 20 en Guipúzcoa, ese jueves estaba llamado a la huelga el personal de salud de la provincia de Vizcaya. Fueron cada vez varias centenas de trabajadores que expresaron con paros y manifestaciones su rechazo a la política de recortes que están viviendo. Esto a pesar de los servicios mínimos impuestos, abusivos: así el día 6, por ejemplo, un 80% de la plantilla llamada a la huelga era servicio mínimo. Entonces muchos trabajadores se pusieron una pegatina “yo apoyo la huelga”.

Además de intentar impedir a los trabajadores ejercer su derecho de huelga, los responsables del Servicio Vasco de Salud pretenden que no hay ningún problema. Según ellos, el “bajo” seguimiento de la huelga, un 8%, indica que son los sindicatos los que no quieren discutir, aunque ellos hayan mostrado su “disposición a dialogar”.

Que uno juzgue: después de la destrucción de 3.000 empleos en los últimos tres años, y con más de 500 jubilaciones al año, proponen ampliar sus Ofertas Públicas de Empleos de 2014 y 2015 en diez plazas… ¡eso sí, cada una! Entonces el problema, al juicio del director general del Servicio Vasco de Salud, es que “parece que aunque les ofreciéramos la luna, algunos sindicatos seguirían diciendo a este Gobierno “no”. A los trabajadores que siguen exigiendo que se creen los puestos de trabajo que faltan, el mismo director general contesta que, pese a su “voluntad de acuerdo”, “todo tiene un límite”.

El gobierno sí puede ofrecer la luna a los capitalistas y los banqueros, pero para los trabajadores no hay otro camino que sus propias luchas. A la hora en que escribimos esta información, una nueva huelga, esta vez en toda la comunidad del País Vasco, está convocada para el próximo 4 de diciembre.