Los estibadores van a la huelga

La semana pasada el gobierno aprobó sin consenso la reforma de la estiba y los estibadores han anunciado huelga a partir de la primera semana de Marzo: paros parciales en días alternos, mostrando así su rechazo a que la reestructuración del gremio se haga desde arriba y mostrando que ellos tienen mucho qué decir en el tema.
Como cada vez, se intenta criminaliza a los trabajadores que luchan por no perder derechos; el gobierno no ha parado de aludir a la multa que va a imponer la Unión europea si no se aprueba la nueva normativa de la estiba y desde muchos medios de comunicación se alude a los altos sueldos de los estibadores, a sus privilegios, al mal que van a causar a la economía, etc, etc, etc… ¡Lo de siempre!
Un aspecto muy importante e interesante del movimiento de los estibadores, es que tienen apoyos a nivel internacional. Estos trabajadores están coordinados a través del Consejo Internacional de Estibadores (IDC, por sus siglas en inglés), y ya han declarado que si el gobierno español persiste en su actitud habrá movilizaciones a nivel mundial no sólo europea, de forma que incluso si las navieras decidieran desviar el tráfico a otros puertos, como Tánger o Marsella, también habrá allí apoyos. De hecho hace tan sólo unos días ha habido en Algeciras un encuentro de estibadores de varios países mostrando su apoyo a los compañeros españoles.
Los estibadores quieren impedir con su lucha que se degraden sus condiciones de vida y de trabajo. Tras la reforma ven venir ERES, despidos, bajos salarios, jornadas interminables, pérdida de derechos… Sacralizar la libertad de contratación en el marco de la sociedad capitalista no es más que enmascarar la realidad de que serán las empresas más fuertes las que impongan las condiciones de contratación.