La pobreza aumenta por la crisis y el gobierno

Quieren convertirnos en un país de pobres y mendigos. ¡No vamos a consentirlo!

     Una de las estrategias del poder político del capital cuando la pobreza aumenta es utilizar la “caridad” o la limosna para acallar las conciencias. Así convierten a los trabajadores dignos y luchadores en mendigos. Como todos estamos comprobando las necesidades primarias aumentan en los barrios populares. De tal manera se ha incrementado la necesidad de alimentación que el Banco de Alimentos ha agotado sus recursos. Ya son instituciones sociales, vecinales o educativas las que tienen que ayudar a miles de familias en todo el país. Esto es así no sólo por la situación social sino porque el gobierno ha reducido los servicios sociales. Los trabajadores sociales atienden a más de ocho millones de personas, con datos de 2010. Sin embargo, los dos últimos presupuestos de Mariano Rajoy han disminuido la partida que llega a los Ayuntamientos para estos fines en un 65,4%: para el año que viene solo habrá unos 30 millones.

La solución real no es la asistencia social o la caridad. Puede servir para paliar momentos críticos pero la única solución es luchar por el trabajo digno y los derechos colectivos. No somos un país de bueyes y mendigos. Somos un país de trabajadores dignos que luchan por sus derechos.

 

– La renta media de los hogares españoles ha pasado de 26.500 euros anuales en 2008 a 24.609, con datos provisionales del INE para 2011.

– La tasa de riesgo de pobreza cayó entre los jubilados, que tienen su pensión, pero de 16 a 64 años, ha pasado del 21% al 28% entre 2008 y 2012. Entre los menores de 16 años es aún peor: 29% si son niños y 30,5% si son niñas.

– Alrededor de un 12% de hogares llegan a fin de mes con mucha dificultad, igual que en 2008. Pero han crecido aquellos que declaran llegar con dificultad, dos puntos, hasta un 19,1%.

– Hace cuatro años, un 28% de los hogares no podía afrontar gastos imprevistos; en 2012, los datos provisionales indican que ya no podría un 40%.