La derecha, Rajoy y sus políticas antiobreras

Las políticas de la derecha al mando de Rajoy, a las órdenes del gran capital, han destruido empleo, servicios sociales y empujado a la pobreza a los trabajadores. Entre enero de 201 2 y junio de 201 5 se han perdido unos 50.000 puestos de trabajo, entre profesores y sanitarios públicos. La peor parte se la llevan los maestros no universitarios, que suman unos 33.684 trabajadores menos. Entre Primaria y Bachillerato se han eliminado 23.501 empleos. Por otra parte aumenta en más de 1 0.000 los trabajadores docentes interinos. Mientras tanto el número de alumnos ha aumentado hasta 11 3.000. Además faltan recursos, como porteros o limpiadores cuya ausencia dificultan las labores de los centros educativos; que aunque se estén reponiendo se hace a costa de disminuir otros puestos de trabajo. Muchos más alumnos y menos profesorado para atenderlos con menos recursos.

Además el Sistema Público de Salud pierde 24.1 89 trabajadores, mientras el número de interinos a aumentado hasta 3000 trabajadores. En las Administraciones Públicas los puestos de trabajo perdidos ascienden a 143.050 personas, según datos oficiales.

Como vemos la pérdida de puestos de trabajo ha sido una constante y consecuencia de los ajustes llevados a cabo por la derecha en el poder. Muchos trabajadores han salido de España, sobre todo en la sanidad. La calidad de los servicios ha caído, en la docencia por la carencia de profesores y aumento de ratios en las aulas, faltan recursos para que las AMPA y las actividades extraescolares se desarrollen con normalidad.

En la sanidad ha provocado más trabajo a los sanitarios que quedan, aumento de las listas de espera, el intento de instaurar “consultas colectivas”… Pero además en connivencia con el gobierno se utiliza propaganda nociva contra los recursos públicos, que solo favorecen a los intereses empresariales, proporcionando argumentos a favor de la educación y sanidad privadas.

Los sindicatos, que debían haber aprovechado el descontento generalizado para movilizar a la gente tan solo callaron, aceptaron sin rechistar la reducción de puestos de trabajo en sectores sociales tan importantes como la sanidad y la educación.

Hay que seguir defendiendo sanidad y educación públicas y de calidad, más creación de empleo público para reducir el paro. Esto debe hacerse con la implicación de la clase trabajadora en todo lo concerniente a nuestros puestos de trabajo y en solidaridad con el resto de trabajadores. La defensa de nuestros puestos de trabajo empieza en nosotros mismos y debemos oponernos a cualquier ataque en este sentido y apoyarnos los unos a los otros, pues todos somos trabajadores.

Etiquetas: