Italia, septiembre de 1920: la revolución llama a la puerta

A principios de septiembre de 1920, hace ahora 100 años, se inició en Italia un gran movimiento de ocupación de fábricas, en respuesta a la negativa de los empresarios de aumentar los salarios para hacer frente a los gigantescos aumentos de precios; inicialmente se limitó a una huelga de celo en los talleres metalúrgicos.
Los capitalistas respondieron cerrando la puerta y decenas de miles de trabajadores encontraron las puertas cerradas en su camino al trabajo. Fue entonces cuando la FITIM, la federación de trabajadores metalúrgicos de la CGL, lanzó la consigna de ocupación de las fábricas. El 30 de agosto, casi 300 fábricas fueron ocupadas, y casi 1.000 al día siguiente. Desde la metalurgia, el movimiento se extendió a otras ramas, también al campo dónde se ocuparon tierras.
La guerra, con sus millones de muertes y la miseria que había causado, había alimentado la revuelta, mientras que el ejemplo de la revolución rusa alimentaba la esperanza. “Haz como en Rusia” era el slogan que se oía en los cafés, en la multitud que se formaba delante de las tiendas, en las Casas del Pueblo, en las secciones sindicales y socialistas, incluso en los pueblos más remotos, entre los trabajadores y los desempleados.
Durante el Biennio Rosso, los “dos años rojos” de 1919 y 1920, se produjeron movimientos contra la carestía de la vida, ocupaciones de tierras, huelgas, manifestaciones e incluso insurrecciones a pesar de la represión, mientras que el Partido Socialista y la CGL, a pesar del número de miembros que acudieron a ellos, evitaron organizar estas luchas. El Partido Socialista pregonaba: “Ha nacido el partido de la revolución”, sin hacer nada específico para disputar el poder a la burguesía.
En Turín, la capital industrial del país, donde la clase obrera era la mayoría de la población, la ocupación dio un giro revolucionario. Los trabajadores allí experimentaron la gestión directa de la producción, estableciendo vínculos entre las fábricas, con la ayuda de los trabajadores del ferrocarril, para abastecer de materias primas y combustible a las fábricas ocupadas. La clase obrera demostró tanto su capacidad para sacar la producción por sí misma como el papel parasitario de la burguesía en la economía. En muchas fábricas los trabajadores también organizaron una Guardia Roja para defender el local y a sus ocupantes. Las fábricas metalúrgicas estaban ocupadas, en Turín y en muchas otras ciudades, el aparato productivo estaba bajo el control de los trabajadores y el campo estaba en agitación: Italia estaba al borde de la revolución.
Giolitti, el jefe de gobierno, viejo político de la burguesía, sabía que podía contar con la colaboración de los líderes reformistas para desalentar a los trabajadores y apagar el fuego. En su diario, Gramsci advirtió a los trabajadores, escribiendo que el jefe del gobierno esperaba que la clase obrera se cansara “hasta que cayera de rodillas”.
El 10 de septiembre, cuando el movimiento de ocupación de fábricas estaba en su apogeo, el consejo nacional de la CGL se reunió en Milán para discutir las perspectivas del movimiento. La dirección del Partido Socialista presentó una moción a favor de la insurrección, absteniéndose de enviar a sus líderes a defenderla. Los líderes sindicales querían limitar el movimiento a exigir aumentos salariales y control sindical sobre las empresas. Los líderes de la CGL sabían de qué estaban hechos los líderes maximalistas: no es de extrañar que fuera la moción del sindicato la que ganara y la revolución, sometida a votación por los burócratas reformistas, fuera pospuesta.
En el tercer congreso de la Internacional Comunista en el verano de 1921, Trotsky resumió las lecciones políticas de la ocupación de la fábrica de la siguiente manera: “El proletariado italiano tomó, en los años posteriores a la guerra, una orientación claramente revolucionaria. Lo que escribió el Avanti, lo que dijeron los oradores del Partido Socialista, fue entendido por la gran masa de trabajadores como un llamado a la revolución proletaria.
Esta propaganda había penetrado en la conciencia y la voluntad de la clase obrera, y la acción de septiembre fue una prueba de ello. (…) El Partido Socialista Italiano, con su política revolucionaria de palabras, nunca ha tenido en cuenta las consecuencias que dicha política podría tener. Todo el mundo sabe que la organización que más se asustó y paralizó por los acontecimientos de septiembre fue precisamente el Partido Socialista que los había preparado. Estos son los hechos que nos demuestran que la organización italiana era mala, porque el partido no debe ser sólo una corriente de ideas, un objetivo, un programa. También debe ser la máquina, la organización que, a través de su acción constante, crea las condiciones para la victoria.»

Etiquetas: