El negocio de las eléctricas

Desde el inicio del descubrimiento de la electricidad esta energía, barata y fácil de producir, ha sido un negocio. Thomas Alva Edison la vio desde el principio como eso, un negocio, porque este señor además de ser un inventor era un capitalista, llegó a crear una empresa eléctrica para suministrar electricidad solo a los que podían pagarla, es decir, a la burguesía del momento. No ocurriría lo mismo con la figura de Nikola Tesla, inventor de origen serbio que permitió que esta tecnología llegara a cualquier casa. Para Tesla la utilidad de la electricidad no era un negocio, era un invento útil para la sociedad en su conjunto.

Hoy en día las grandes empresas eléctricas utilizan su poder económico para controlar el poder político y así aumentar sus beneficios. Un ejemplo claro lo vemos aquí en nuestro país con muchos de nuestros políticos: Ángel Acebes, exministro del PP, es ahora miembro del consejo de administración de IBERDROLA, José María Aznar, expresidente del gobierno, es asesor externo de ENDESA, Felipe González, exsecretario general del PSOE y expresidente del gobierno, es consejero independiente de GAS NATURAL FENOSA, Josep Borrell, exministro del PSOE es consejero independiente de ABENGOA… Y así , una larga lista de casi medio centenar de políticos con anteriores cargos importantes que cobran sumas astronómicas de dinero de estas multinacionales.

La subida del precio del Kw/h en los días que más frio ha hecho demuestra que el sistema tarifario de las compañías eléctricas, por cierto diseñado por el gobierno del PP, es una estafa a los consumidores. El 65% de lo que se paga en el recibo de la luz son impuestos o cánones y el precio del Kw/h depende del tipo de contrato. Los tipos de contrato pueden ser: TARIFA REGULADA (PVPC), donde el precio del Kw/h se establece por la subasta del mercado diario, según demanda y por el precio de la energía producida (eólica, solar, gas, de ciclo combinado, etc ) y TARIFA DEL MERCADO LIBRE donde el precio es establecido por las comercializadoras.

Según el presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez Galán, la subida de la luz se debe a condiciones coyunturales del mercado; por otro lado el ministro de energía, turismo y agenda digital, Álvaro Nadal, se ha adelantado a decir que la subida se está produciendo por la falta de viento en las eólicas, la falta de lluvia en las hidroeléctricas y la parada de producción del parque nuclear de nuestro país vecino (Francia). Todas estas circunstancias y la subida de precio del petróleo y el gas, hacen que los costes de producción de electricidad sean más caros.

La connivencia entre la clase política y las multinacionales dejan al pueblo trabajador en manos de leyes que solo le perjudican. Cada día aumentan las familias que no pueden pagar el recibo de la luz, a esta circunstancia algunos la llaman, “empobrecimiento energético”. El caso de una anciana que murió a consecuencia de un incendio en su vivienda, porque le habían cortado la luz y para poder ver iluminaba su casa con velas, ha demostrado la verdadera cara del capitalismo.

Una sociedad en la que impera el beneficio y la ganancia de una clase minoritaria en contra del bienestar y la salud de una clase mayoritaria, es una sociedad condenada al desastre.