¡Airbus Puerto Real no se rinde!

La dirección de Airbus ha comunicado el cierre de la planta en Puerto Real tras un acuerdo con el gobierno y los sindicatos mayoritarios. Trasladará a su plantilla a la planta de Puerto de Santa María; pero si alguien piensa que está a salvo con este traslado, que “ponga sus barbas a remojar”. Este acuerdo es un ataque a las condiciones de vida y trabajo de todos los trabajadores, pues la empresa – como tantas otras- lo que busca es destruir puestos de trabajo para después contratar en precario, más barato.

Durante meses Airbus ha hecho creer que atravesaba problemas financieros, por caída de la producción y ventas. Es la gran mentira contada miles de veces por la gran patronal. Vemos ERE y despidos por todas partes, junto con una alianza con los gobiernos para recibir ayudas públicas, que querrán que paguemos los trabajadores con más despidos y recortes.

Si la planta de Airbus se cierra Puerto Real va a quedar desmantelado: cerrarán los pequeños comercios, los bares, las empresas de servicios y mantenimiento, toda la vida y actividad diaria generada alrededor de Airbus. Sin contar las contratas externas, que al disminuir las cargas de trabajo echarán a personal a la calle.

El gobierno y las direcciones de los sindicatos firmantes se han convertido en fieles lacayos de la patronal de Airbus. Pero no debemos perder el norte: La lucha está claramente delimitada y nuestro enemigo es la patronal, que solo busca el máximo beneficio y no puede obtenerlo sin explotar a los trabajadores; usa el despido como arma para bajar los salarios, modificar condiciones o contratar en precario.

Los trabajadores tenemos la fuerza para parar estos ataques, si recuperamos la conciencia de la fuerza inmensa que representamos. Y para ganar esta lucha, no basta los trabajadores de una factoría o empresa, es necesario llegar a toda la clase trabajadora y generalizar las luchas lo antes posible.

¡Puerto Real no se cierra! ¡Viva la lucha de la clase trabajadora!

Etiquetas: