Transcom: trabajar para la banca por menos del SMI

Esta otra empresa, que tiene sedes en Madrid y en Sevilla lanzó un ERE en septiembre de 2018 para despedir a unos 200 trabajadores.

Meses antes en marzo la plantilla de ambos centros amenazaron con  paros  si  no se cumplían sus exigencias de mejora de condiciones laborales.

Entre agosto y septiembre pasado los trabajadores de ambas ciudades han llevado a cabo paros parciales para  mejorar sus condiciones laborales y para mejorar las condiciones de higiene y prevención ante los contagios.

Como ya ocurre en otras empresas, el nivel de especialización que los clientes exigen obliga a una formación express y constante a la plantilla de  trabajadoras.  El  aumento de la responsabilidad y el nivel de atención que se dedica a los clientes debía ir parejo al de la categoría profesional, con todo lo que ello conlleva, pero eso no es así.

Bastaría con aplicar de forma correcta el convenio y además no el convenio de telemarketing, pues ello depende de los trabajos que se realizen. Por ejemplo, llevar adelante una campaña del Banco Santander supone realizar tareas que en el propio banco habría realizado un trabajador con una formación específica, una categoría laboral específica y lo mismo ocurre con el convenio y demás condiciones laborales y salariales.

Igualmente hay muchos ejemplos fuera del sector de telemarketing que reflejan esta situación. Pues en todas las empresas donde se explota a los trabajadores,  la  situación  es  la misma. Y en todos los casos es la unión y solidaridad de los propios trabajadores la que determina la lucha contra la patronal.

Como    ejemplo    estas últimas   semanas   hemos  visto a  trabajadores  de  Persán   y de Aernnova acudir juntos a manifestarse, porque piensan que por encima del sector o empresa en la que se trabaje, el enemigo común es este sistema capitalista, es la patronal, que actúa igual en todas partes.

¡La lucha de los trabajadores sirve!

Etiquetas: