Thomas Cook: ¿y los trabajadores deberían arruinarse?

Thomas Cook, empresa organizadora de viajes, cierra y despide a 22.000 empleados. La empresa, endeudada hasta el cuello, se hundió después de que sus acreedores, que ya no creían en la rentabilidad de la empresa, le pidieran 200 millones de libras más para un plan de rescate de más de mil millones.
La creciente competencia en el mercado de los viajes turísticos habría provocado la quiebra de la empresa.
Los turistas expoliados y los 22.000 empleados despedidos son víctimas de los capitalistas y de la ley de la selva de la competencia.
Cientos de trabajadores se concentraron en la sede de la empresa en Palma. Protestaban ante el Govern por abandonarles a su suerte. Lamentan que, mientras las insituciones apoyan a las grandes empresas del turismo, aquí 700 familias quedaremos sin trabajo.

Etiquetas: