¡No a una nueva subida de la luz!

En pocos meses, lo que pagan las familias por la electricidad ha subido dramáticamente. La última fechoría de las eléctricas ha consistido en incrementar la parte fija de la factura, dicen que por los costes de las materias primas, con lo que consumir menos no reduce el importe. Las eléctricas españolas están recibiendo un creciente número de quejas y peticiones para rebajar la potencia contratada.

La subida que se producirá este mes obedece al interés por salvaguardar los beneficios de las grandes compañías. Costes que tienen que volver a asumir las familias, así como costean los abusos de la banca. De nuevo toda la población entre la espada y la pared, y a tener que hacer malabarismo para llegar a fin de mes con sueldos cada vez más bajos.

Solo el control público de las empresas y sus cuentas garantizará la prestación de un servicio justo y eficiente.