Las cuchillas de Melilla, como la política europea de emigración, es la política de la muerte contra los pobres

El gobierno del PP ha decidido mantener las cuchillas en Melilla para impedir a los inmigrantes entrar en territorio español. Encima no tienen la vergüenza de plantearse si realmente las cuchillas pueden producir heridas y si van en contra de los derechos humanos.

Los dirigentes españoles, como los dirigentes europeos, hacen prueba de una hipocresía increíble. Los muros, las vallas, y las cuchillas de Melilla son parte de la política general en contra de la emigración de la Unión Europea. Pueden echar lágrimas de vez en cuando sobre los muertos, pero esa política no significa otra cosa que un despliegue militar a través de la agencia FRONTEX en las fronteras exteriores de la UE, y la caza de los inmigrantes en el espacio interior para su expulsión. La consecuencia directa es que desde hace 20 años, 20.000 personas han muerto a las puertas del continente. Cuando los dirigentes hablan de “avalancha de emigrantes” esconden las condiciones de vida terribles debido a la guerra o a la miseria de sus países, en las cuales los capitalistas europeos y sus gobiernos tienen una responsabilidad fundamental por la colonización que se ha mantenido a lo largo del siglo XX con una dominación económica que mantiene la opresión. Para la clase obrera no hay otra perspectiva que la solidaridad internacional de clase y una lucha en contra de todos los explotadores. Es la única solución para acabar con la miseria y liberar a toda la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.