LA II INTERNACIONAL (1889-1914)

LA FUNDACIÓN DE LA II INTERNACIONAL

PARÍS 1889

La forman partidos obreros que ya se estaban creando a partir de la la I Internacional, fundamentalmente en Europa: SPD (Partido Social Demócrata alemán), PSOE (Partido Socialista Obrero Español), PSI (Partido Socialista de Italia), SFIO (Sección Francesa de la Internacional Obrera), Partido Laborista (Gran Bretaña).
La II Internacional impulsó jornadas internacionales de lucha que seguimos realizando. Entre ellas está el 1º de Mayo, jornada reivindicativa que comenzó en honor a los “mártires de Chicago” ajusticiados en EEUU por reivindicar las 8 horas de trabajo. El lema de las tres 8: 8 horas de trabajo, 8 de cultura y 8 de descanso fueron bandera y objetivo mundial de los trabajadores. Gracias a esa lucha se lograron la jornada que hoy tenemos. El 8 de Marzo, el día de la mujer trabajadora fue otra lucha por los derechos laborales y políticos de las mujeres.
Los partidos socialdemócratas o socialistas se desarrollaron también a través del parlamentarismo y las elecciones. El partido alemán llegó a ser el más importante de Europa con una estructura sindical y red social de cooperativas y asociaciones en toda Alemania de cientos de miles de miembros. La utilización de las elecciones y el parlamento supuso una herramienta útil para el desarrollo de estos partidos.

1º de MAYO JORNADA MUNDIAL DE LUCHA OBRERA

La lucha por las 8 horas de trabajo, 8 de descanso y 8 de cultura fue instituida por la II Internacional a raíz de los hechos acaecidos en Chicago, después de reivindicar la reducción de la jornada laboral a 8 horas. Fueron juzgados y ejecutados 5 sindicalistas anarquistas falsamente acusados por los acontecimientos de Haymarket (Chicago). Se les llamó los Mártires de Chicago.
El 1º de mayo cientos de miles de trabajadores pararon. El 2 de mayo la policía disolvió violentamente una manifestación multitudinaria. El 3 de mayo , mientras se celebraba un acto frente a la fábrica de maquinaria agrícola McCormik que estaba en huelga, la policía atacó disparando con un saldo de 6 muertos y varios heridos.
El mismo día del ataque, se convocó a un acto en el parque Haymarket para el día siguiente, a las 19:30 horas. Más de 20.000 trabajadores que asistieron al acto fueron reprimidos por la policía. El número de obreros asesinados es desconocido, mientras que por el lado de las fuerzas represivas resultó muerto un agente. 5 de los acusados por la muerte del policía fueron condenados a muerte y ahorcados. En el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional (París, 1889) se acordó transformar aquella fecha en día festivo, en el Día Internacional del Trabajo.

DEGENERACIÓN, REFORMISMO Y BANCARROTA
DE LA II INTERNACIONAL

La utilización del parlamento y las condiciones de la expansión económica europea de finales del siglo XIX y principios del siglo XX determinaron la aparición de tendencias revisionistas y reformistas en la Internacional. La adaptación de los intelectuales y parlamentarios a la sociedad burguesa produjo la integración en el Estado burgués de muchos de estos cargos socialdemócratas. Berstein, por ejemplo, fue el ideólogo del abandono de la lucha de clases, la revolución social y de avanzar haciendo “reformas” dentro de la sociedad capitalista. Se convirtieron en burócratas sindicales y politiqueros que vivían del parlamento y de las subvenciones del Estado.
Fue entonces que apareció una tendencia revolucionaria crítica con la deriva de la Internacional socialista. Rosa Luxemburgo, Trotsky y Lenin, entre otros, fueron abanderados de esta tendencia. El punto crítico llegó con la I Guerra Mundial en 1914.
La Conferencia de Zimmerwalddel nombre de la localidad del Oberland bernés en donde se celebró del 5 al 8 de septiembre de 1915—, fue la primera manifestación colectiva de una corriente internacional contra la guerra, reunió 38 socialistas de 11 países. Pero la presencia simultánea de franceses y alemanes, a pesar del predominio de los neutrales y de los refugiados políticos (entre los cuales el líder menchevique Martov, Trotski y Lenin), bastó para que aquella reunión tomara toda su significación: la de rehusar una estrategia obrera que subordinaba las perspectivas de la revolución social a la victoria de un bloque de naciones sobre el otro.” (Kriegel, Annie. Las Internacionales obreras, 1864-1943)
La tendencia revolucionaria se negó a participar, apoyar y aprobar en los parlamentos los créditos de guerra. Los reformistas apoyaron a sus respectivos gobiernos participando en la carnicería imperialista. La ruptura fue un hecho y la Revolución Rusa en 1917 la confirmó. Los revisionistas y buena parte de los partidos socialdemócratas no apoyaron la revolución. La traición fue por partida doble, apoyaron la guerra imperialista y combatieron la revolución. En 1919 se funda la III Internacional Comunista (Kominter).

La evolución de la socialdemocracia alemana es en este sentido típica, tal como lo pone de manifiesto, a pesar del exceso oratorio, la crítica de Hervé: “Yo admiro vuestra ciencia, vuestra organización, a vuestros grandes militantes. Pero no sois más que una admirable máquina de votar y de cotizar. No tenéis ninguna concepción revolucionaria. Podéis ir muy lejos por las nubes del pensamiento, pero ante un gobierno, retrocedéis… Estáis todos aburguesados.” (Kriegel, Annie. Las Internacionales obreras, 1864-1943)

Rosa Luxemburg sería asesinada junto a su camarada Karl Liebknecht en Berlín en 1919 después de encabezar la revolución social derrotada. Fue fundadora junto a Liebechnek de la Liga Espartaco, escisión comunista posterior a la revolución rusa y organizadora de la revolución alemana. Llevó una lucha continua contra el reformismo parlamentarista de la II Internacional y en especial del SPD y sus dirigentes que habían comenzado una labor revisonista del marxismo revolucionario. En su libro “Reforma o Revolución” expone una crítica implacable a la degeneración burtocrática y reformista del socialismo.

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LUCHA POR LOS DERECHOS DE LA MUJER TRABAJADORA

En 1910, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague, se reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer trabajadora. La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la Conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países. Además de Clara Zetkin hay que señalar los nombres de otras pioneras en la reivindicación de los derechos de las mujeres como Rosa Luxemburgo, Aleksandra Kolontái, Nadezhda Krúpskaya e Inessa Armand.

Etiquetas: