¿Fin de la crisis y recuperación económica? No en el capitalismo

El gobierno nos viene anunciando con un repertorio aburrido que hemos salido de la crisis. “Ahora estamos en la senda de la recuperación”, dicen sus correligionarios. Rajoy utiliza mil formas de expresar esto mismo, habrá leído en alguna parte que los ‘mantra’ se hacen realidad si se repite muchas veces.
En 2015 Rajoy dijo ‘me gastaré todo el dinero que pueda para crear empleo”. Ahora quiere exponer su obra, diciendo que la “creación de empleo es una realidad”, que su crecimiento lleva un ritmo constante. Sin embargo, incluso los datos oficiales muestran aumento de la temporalidad, salarios a la baja, trabajadores con jornadas extenuantes que no llegan a fin de mes y detrás la amenaza del despido.
Entre 2011 y 2016 se celebraron en total 105.0759 EREs, que aún en 2017 continúan celebrándose y todos con el beneplácito de las cúpulas de algunos sindicatos. Mientras, continúan los despidos baratos, la subcontratación encadenada y aumenta la represión laboral a quienes intentan defender derechos de los trabajadores.
La crisis acabó con cerca 3,3 millones de puestos de trabajo, entre ellos 230 mil empleos públicos. La varita mágica de Rajoy es el látigo con el que fustiga a parados y trabajadores.
Para reafirmar su postura, Rajoy dice que el número de autónomos ha crecido, se han creado empresas, permitiendo la contratación de trabajadores, con lo que bajará el paro, habrá más consumo, se crearán más empresas y así sigue… Todos nos conocemos ya ese cuento. Si miramos las estadísticas, en lo que llevamos de período de crisis (2008 – 2016) se han cerrado cerca de 215 mil empresas. Aproximadamente 24.000 al año. Aunque el año 2016 se cerraron 27.357 empresas. Un 5,1% más que en 2015.
Con todo, la hostelería lidera la creación de empleo, cuyas características son la alta temporalidad, el aumento de horas de trabajo y los bajos salarios. Todo gracias a las políticas de empleo llevadas a la práctica por el gobierno de Rajoy. Más de un 35% de los puestos de trabajo creados, entre 2012 y 2017, corresponde a este sector.
Sus reformas laborales han ahondado más en la precariedad, ha empobrecido a trabajadores con sueldos de miseria. Esta es su fórmula, legislación a la carta para los empresarios, que pone en bandeja a los parados, eliminando derechos, protecciones y facilitando el despido. Para guinda una paz social a precio de saldo, mantener controlados a los agentes sociales y éstos a su vez a los trabajadores. Para resolver las protestas de la clase trabajadora en su lucha por defender los derechos de los trabajadores Rajoy dispone de la ‘Ley mordaza’, que lleva recaudado en multas más de 10 millones, desde que se puso en práctica. Llevando la violencia hacia la clase trabajadora y todo para callar su voz, para imponer sus ideas amedrentando con el despido, con las multas y la cárcel.
La única salida que tiene la clase trabajadora a todo esto es la lucha, unida y organizada. Luchar contra los enemigos de los trabajadores. Sabemos quiénes son y sabemos que no cambiarán, ¡quieren más y más!

Comments are closed.