Emprende, emprende…

Desde hace un tiempo, tanto el gobierno central como los autonómicos, ya del PP ya del PSOE, andan “machacando” a la gente con la cultura del “emprendimiento”: sé tu propio jefe, crea empresa, sé creativo, invierte tus ahorros en crearte un puesto de trabajo y ya “nosotros” te echaremos una mano. Lo que no te dicen es que esa mano va a ir a tu propio cuello.

Hay compañeros y compañeras que tras haber sido despedidos de sus trabajos, optan por cobrar en un solo pago la prestación por desempleo e invertir todos los ahorros de una vida de trabajo en crearse “un puesto de trabajo, emprendiendo”.

Te dicen que te van a proporcionar todas las facilidades del mundo, pero esto es un engaño más: los bancos no te dan crédito, a pesar de que con el “rescate” que entre todos hemos hecho a las entidades bancarias se suponía que iban a incrementar el crédito a todos aquellos que lo necesitaran, autónomos y familias para incrementar el consumo; te suben los impuestos: el 2014 se inicia con una nueva subida de impuestos a empresas y a autónomos, ya que el Ministerio de Des-Empleo ha elevado las bases de cotización de muchos autónomos, lo que va a suponer para este colectivo una subida anual de unos 650 euros. Suben la luz y otros impuestos como el IVA que incrementan los precios y tienes que trabajar casi 24 horas diarias para poder “sacar un sueldecito” que casi no te dá ni para comer. Y ya, lo más surrealista, se suma a este robo empresas de seguridad como SECURITAS, ya que como nos contaba una compañera, tras haber tenido que cerrar su negocio, sigue viendo que esta empresa de seguridad le sigue cobrando todos los meses; al ponerse en contacto con ellos, le dicen que ella había firmado un contrato “de permanencia” de 3 años y que la solución es seguir pagando todos los meses o pagar 1.500€ para “deshacerse” de ese contrato. Por supuesto, cuando le informaron de las maravillosas ventajas de poner una alarma en su negocio, eso de “la permanencia” pues ni mencionarlo. La solución es denunciarlo vía judicial, y aquí se cierra el círculo con esas medidas de este gobierno que han incrementado las tasas judiciales para que no puedas ni protestar.

Si el “monstruoso” rescate a los bancos que sólo ha servido para seguir incrementando sus cuentas de beneficios se hubiera destinado a la creación de empleo digno y de calidad, se hubiera dejado de beneficiar a los “amiguetes” de las grandes empresas eléctricas, de seguridad y demás, esta cultura del “emprendimiento” se terminaría con ella y como dice Carlos Puebla en su tema “Siempre adelante compañeros”: “ …que distinto es trabajar cuando la fábrica es nuestra (…), así trabajar es bueno … sin tener que estar sudando por intereses ajenos”.