El desempleo en el mundo: el capitalismo nos prepara lo peor

Según la OIT, Organización Internacional del Trabajo, había 202 millones de parados a finales del 2013. el dato está muy por debajo de la realidad habida cuenta de las condiciones de supervivencia de la inmensa mayoría de la población del planeta que se concentra en los suburbios de las grandes ciudades y rara vez encuentran un empleo regular. Pero incluso siguiendo los datos de la OIT, la situación sigue degradándose.

Mientras que algunos hablan del desarrollo de China, del crecimiento en África, de la salida de la crisis de EEUU, todas las alertas están de color rojo: según las cifras hay 5 millones de parados más respecto al año anterior, y sin duda, habrá 4 millones más de parados el próximo año a escala mundial. Por todas partes la duración del desempleo aumenta. Se ha doblado desde 2007 y en EEUU el paro de larga duración afecta a un 40% de los que están sin empleo.

Además, la OIT, a pesar de ser un organismo “muy” oficial, muestra hasta qué punto la situación se degrada incluso para aquellos que tienen empleo. Los nuevos empleos creados desde el comienzo de la crisis en 2007 son, no solamente menos numerosos, sino sobre todo más precarios: empleos de autónomos, en empresas familiares, sin cobertura social y con salarios de miseria. En 2013, 375 millones de trabajadores ganaban menos de 1,25 dólar por día.

Y al mismo tiempo, los grandes truts internacionales, consagran una parte creciente de sus beneficios a rescatar sus propias acciones para después destruirlas, con el objetivo de aumentar el valor de su capital.