EEUU: caída electoral para Obama

Las elecciones del 4 de noviembre en EEUU, llamadas de medio mandato, ha resultado una dura derrota para el Partido Demócrata, el del presidente Obama. Estas elecciones no conciernen directamente al presidente de los EEUU, pero llama la atención que incluso los candidatos de su partido han tratado en la campaña de mantenerse alejado de él y, sobre todo, de su impopularidad.

Las elecciones eran para elegir senadores, representantes tanto a nivel federal como en la mayoría de Estados, así como muchos otros cargos de menor importancia.
Potencialmente 180 millones de estadounidenses estaban llamados a las urnas. Pero son muchos menos los que han votado, y eso a pesar de que han sido inundados con un millón y medio de anuncios de publicidad televisiva. Con un costo total de 4 mil millones de dólares, han sido las elecciones de mitad de mandato más caras en la historia del país.

Desde el año 2010, no sólo los particulares sino también las empresas pueden financiar sin límite las campañas electorales de los candidatos. Obviamente los miembros de la burguesía que financian esperan a cambio que su candidato, ya en el poder, impulse políticas a su favor. Tanto los demócratas de Obama como sus oponentes republicanos, nunca los han decepcionado.

No son sólo los políticos sino fundamentalmente los patronos los que mantienen a una gran proporción de trabajadores desempleados (oficialmente más de 9 millones) e imponen bajos salarios, por debajo de 6 euros la hora en determinadas ocupaciones. Demócratas y republicanos siempre han estado dispuestos a compartir la responsabilidad política para que esta explotación continúe reportando grandes beneficios a la patronal.

Elegido cuando la crisis económica golpeó con toda su fuerza a los trabajadores, Obama no ha hecho nada para mitigar sus consecuencias para las clases populares. Se entiende que después de seis años de presidencia, las esperanzas y las ilusiones que lo llevaron a la Casa Blanca, se hayan esfumado.

Etiquetas: