¡Basta ya de esta incompetencia y de las mentiras del Brexit!

Gran  Bretaña  tiene  la  tasa de mortalidad por Covid más alta de Europa. Se necesita desesperadamente una vacuna segura y efectiva.  Más  ahora que las medidas para detener la propagación de Covid se estaban relajando y una tercera ola invade el país.

Pero para Boris Johnson hay una razón más apremiante para la llegada de la vacuna: está perdiendo puntos diariamente en las encuestas de opinión, gracias a su nefasto manejo de la pandemia. Necesita tratar de salvar su cuello político. ¿Qué mejor que una vacuna que salve vidas, una primicia mundial?

Al igual que con las negociaciones de Brexit. Ahora depende del “Rey Boris” volver con un acuerdo. Por supuesto, si no lo hace, no hay problema, dice él – Gran Bretaña seguirá “prosperando poderosamente”.

Ya se ha retractado de su pretensión de jugar duro rompiendo el protocolo de Irlanda del Norte. Es la UE quien siempre podría “alejarse” sin mucho daño: 6-8% de los bienes de la UE se exportan a Gran Bretaña mientras que el 43% de las exportaciones de Gran Bretaña van a la UE.

Si los gobiernos no hubieran estado tan obsesionados  con sus   nacionalismos   mezquinos y egoístas, el Covid podría no haberse afianzado como lo hizo. ¿Y qué es el Brexit, sino otro acto egoísta de nacionalismo? Es un paso atrás. La clase obrera no puede dudar de qué y a quién culpar. Y no tiene dudas sobre qué hacer al respecto.

¡Necesitamos hacer política y organizarnos!

El movimiento Black Lives Matter, que abarca a mucha gente común y corriente, crispa a los racistas organizados como los   seguidores   de   Trump   o la extrema derecha en Gran Bretaña, quienes argumentan que “todas las vidas importan”, o acusan al movimiento de ser “político”.

Pero en realidad apoyan la discriminación policial  hacia los jóvenes negros e incluso los asesinatos deliberados como el de George Floyd. En este asunto, responder diciendo que “estamos a favor de la igualdad” o “estamos en contra de la discriminación” es evitar el  problema,  cuando se trata de un racismo puro y podrido.

Y sí, es cierto que el racismo no se erradica arrodillándose, ni con ningún otro gesto. El racismo es parte del sistema de clases que divide a los trabajadores para mantenerlos en su lugar. Así que es este sistema el que tiene que ser atacado. Y por cierto, para esa tarea, ¡una organización política es indispensable!

 

Traducido de https:// www.communist-union.org

Etiquetas: