Alemania: el desmantelamiento de la RDA

El 3 de octubre de 1990, lo que la mayoría de los alemanes había dejado de creer se logró: la reunificación de la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA), una de las cuales pertenecía al bloque occidental y la otra al bloque soviético. Si menos de un año antes, la caída del Muro había sido un momento de intensa felicidad y emoción, esta reunificación a marchas forzadas fue recibida desde el principio con sentimientos mucho más encontrados.
Tres décadas más tarde, muchos alemanes originarios del Este, que todavía afirman ser tratados como ciudadanos de segunda clase, cuentan el resentimiento, la amargura o la ira expresada en ese momento por sus padres o por ellos mismos. En una entrevista del 3 de octubre de 1990, una mujer describió su experiencia: “Estaba con amigos, todos estábamos de luto, porque nuestro sueño del socialismo democrático se había desvanecido.»
En las semanas que siguieron a la caída del Muro en noviembre de 1989, la gran mayoría de los opositores al régimen no aspiraban a la unificación; querían libertad política y prosperidad, y para algunos esto significaba construir una alternativa socialista a la RFA.
En todo el país, a nivel municipal o de empresa, se crearon grupos que espontáneamente, después de años de dictadura, comenzaron a hacerse cargo de la vida política, económica y social. Nunca desde 1945 la democracia en Alemania ha estado tan viva como en el Este durante las eufóricas semanas posteriores a la caída del Muro, con tanta participación popular.
Los partidos políticos de Alemania Occidental hicieron todo lo posible para neutralizar la movilización. Su arma fue la paridad de las dos monedas, que necesariamente llevó a la unificación.
En pocos meses, Alemania Occidental dio un golpe de fuerza: la anexión de un estado soberano, la liquidación completa de su economía y sus instituciones. Porque en realidad nunca hubo una reunificación: la RDA fue absorbida por la RFA. Con sus instituciones destruidas, el Este tuvo que conformarse con las del Oeste, con su Bundestag, su división en Länder, su sistema legislativo y educativo. El Occidente decidió aplicar su Ley Fundamental provisional a todos los alemanes en caso de reunificación, independientemente del pasado y de las aspiraciones de los alemanes orientales.
El derecho laboral de la RDA fue destruido, con graves retrocesos para los trabajadores. El padre o la madre solteros de una familia monoparental estaban protegidos contra el despido: este artículo de la ley fue abolido. Estando o no solas, las mujeres de todas partes formaron los primeros batallones de los que fueron despedidos. Al mismo tiempo, el derecho al aborto fue brutalmente restringido. También desaparece el derecho a la cultura y a la salud gratuita.
En tres años, el 72% de los científicos de la antigua RDA fueron despedidos de sus trabajos y tuvieron que emigrar o reconvertirse. La Academia de Ciencias justificó esto diciendo que era necesario “erradicar la ideología marxista”. El cuarto restante tuvo que someterse a la evaluación de sus convicciones políticas. ¡Bienvenido al mundo libre!
Para Occidente, la prioridad era, en efecto, la liquidación total de la RDA. A sus habitantes se les hizo sentir que nada de lo que habían vivido tenía valor. Medio siglo de vida se redujo a términos como “anarquía” o “dictadura policial”. Incluso sus recuerdos tuvieron que desvanecerse, ya que, aunque la RDA no tenía nada que ver con el socialismo, este ideal seguía vivo en muchos de sus ciudadanos.
Toda la economía de Alemania del Este fue destruida metódicamente. La Treuhand, el organismo creado con este fin, fue posteriormente el centro de numerosos escándalos de corrupción y malversación de fondos, pero la mayoría de sus actividades siguieron protegidas por el secreto comercial.
La propaganda occidental explicaba y repetía una y otra vez que la economía de la RDA estaba desfasada, si no moribunda; en realidad, las empresas con más probabilidades de competir con las multinacionales occidentales fueron de las primeras en ser divididas en pedazos y luego liquidadas. Se desmanteló Foron, un gran fabricante de refrigeradores que exportaba con éxito a treinta países; Robotron, especialista en informática y redes, se entregó a IBM y SAP; las minas de potasio de Bischofferode se entregaron a BASF a pesar de la huelga de hambre de los mineros desesperados, mientras que a Elf Aquitaine se le entregaron las fábricas de Leuna y la red de gasolineras de la RDA.
Se vendieron 6.500 empresas, siempre por debajo de su valor. En términos de economía de mercado, estas adquisiciones y liquidaciones dieron lugar a una orgía de subsidios. “En 1996, el ex alcalde de Hamburgo Henning Vorscherau (SPD) declaró: “En verdad, los cinco años [de construcción en Alemania del Este] fueron el mayor programa de enriquecimiento de Alemania Occidental jamás implementado.
Las grandes empresas que no se liquidaron se convirtieron en talleres para empresas de occidentales, con mano de obra mal pagada. El trabajador y cantante de Alemania del Este Gundermann describió sarcásticamente la nueva relación Este-Oeste: “Por fin tengo un trabajo de verdad, y tú tienes a alguien que hace el trabajo por ti…”
Después de 1990, todas las familias de Alemania del Este sufrieron el cierre de fábricas, la pérdida repentina de un trabajo y el desempleo a largo plazo. Todos ellos experimentaron la ruptura de los lazos profesionales y de amistad, trabajos ocasionales precarios, lo que significa estar desempleado a los 55 años, o ser un ama de casa después de pasar su vida como maquinista.
Esto no fue sin protesta. Ya en marzo de 1991, 20.000 trabajadores textiles amenazados de despido se declararon en huelga en Chemnitz, y en mayo 25.000 trabajadores químicos ocuparon su fábrica en Sajonia-Anhalt. El Canciller Kohl fue recibido con huevos y gritos de “mentiroso”. Como un alcalde escribió: “Kohl nos prometió paisajes florecientes, y cumplió su palabra: el Treuhand cerró nuestras fábricas y en su lugar tenemos parques. “Después de este tratamiento, la antigua RDA había pasado de un desempleo casi nulo a más de tres millones en 1994.
Incluso hoy, después de tres decenios, en la parte oriental de Alemania sigue habiendo más desempleados, beneficiarios de Hartz IV (las prestaciones sociales mínimas) o personas pobres; los salarios han seguido siendo en promedio un 20% más bajos que en la parte occidental con tiempos de trabajo más largos. El capitalismo de Alemania Occidental, por muy poderoso que sea, ha demostrado ser incapaz de integrar realmente a la pequeña Alemania del Este. Poner fin a las flagrantes desigualdades, lograr condiciones de trabajo, salarios y pensiones decentes para todos en ambas partes de Alemania, es una tarea que aún está por realizarse. Sólo puede ser el trabajo de los trabajadores del Este y del Oeste y el resultado de su lucha común.

Etiquetas: