AERÓPOLIS – La abyecta dirección de Airbus-Getafe tiene que retroceder ante la presión

Desde la semana pasada todos los que llegan a los talleres se preguntan qué hacen aquí. Los jefes respondían a las preocupaciones de los trabajadores con soluciones hidroalcohólicas.

¡Pero cómo puedes proponer esto cuando no tienes la más mínima idea de cómo funciona un taller, donde las piezas pasan de mano en mano a lo largo del día, o donde los vestuarios son compartidos por 5.000 trabajadores pegados unos a otros!

Los delegados recorrieron los talleres el viernes para que todos se fueran a casa, lo cual hicieron. A pesar de las quejas del comité de empresa ante el Ministerio de Sanidad, la dirección seguía aferrada a su delirio de tener que traer a los trabajadores para producir y seguía proponiendo planes de organización del trabajo más absurdos.

El lunes, la empresa seguía abierta y los delegados volvieron a recorrer los talleres para que todos pudieran irse a casa.

Finalmente, el martes 17 de marzo, la compañía anunció la paralización de la producción forzada por el comité de empresa y la dirección general de Airbus. Pero sólo por una semana. Para muchos trabajadores ya es demasiado tarde porque ya hay docenas de casos en la empresa. Pero la dirección no se da por vencida en su idea de traer de vuelta a todos los trabajadores la semana que viene.

Se necesitará toda la vigilancia de los trabajadores y los sindicatos para bloquear una vez más la locura de la dirección y sus accionistas cegados por la idea de la ganancia y la rentabilidad.