Reino Unido: Cambios para seguir haciendo lo mismo

El anterior secretario de Sanidad, Matt Hancock, acabó dimitiendo el sábado, admitiendo haber “roto las directrices de distanciamiento social” con su asesora. Esta es una interpretación un tanto sorprendente de su beso en cámara oculta, dado que ella es su “novia” de toda la vida (aunque secreta). Pero eso no importa.

La primicia del periódico The Sun ha dado el golpe final a Hancock, “totalmente desesperado”, como le llamó su jefe, Boris Johnson, hace muchos meses, en un mensaje de texto.

El hecho de que Hancock fuera filmado en su propio despacho privado asustó tanto a otros diputados que ahora han hecho un “barrido” de sus despachos en busca de dispositivos de vigilancia ocultos. Los ministros creen que a Hancock le han puesto los puntos sobre las íes: nadie sabe quién puso la cámara allí, aunque está colocada desde 2017. Por el momento ha sido apagada y encintada.

Ser pillado así permitió a Hancock dejar el puesto sin que el Gobierno tuviera que admitir sus (o sus) drásticos fallos. Incluso deja intacta la carrera política de Hancock. No importan los 160.000 muertos (cifra real), las mentiras y la corrupción sobre la adquisición y los contratos de los EPI (Equipos de Protección Individuales), el fiasco de la empresa Test&Trace o el anillo defectuoso en torno a las residencias.

“Proteger el NHS (Sistema Nacional de Salud”, ante todo, ha llevado a un retraso de 5 millones de personas en espera de tratamiento, 9.000 millones de libras en reparaciones pendientes en hospitales y edificios y al menos 100.000 “vacantes” de personal. De hecho, ¡este NHS “protegido” nunca ha estado en tan mal estado!

Ahora tenemos a un nuevo secretario de Sanidad, Sajid Javid, ¿qué va a hacer este ex director del Deutsche Bank, ex ministro del Interior y ex canciller, al respecto? De hecho, ¡nada!

Su primer anuncio como nuevo secretario de Salud, increíblemente, fue que va a acabar con la pandemia, ¡inmediatamente! Sí, el 19 de julio, para ser precisos. Esta fecha (al margen de los datos) es ahora “irreversible” (¿dónde hemos oído eso antes?). El público debe “aprender a vivir con Covid” en aras de la reactivación de la economía y, en particular, del sector de los viajes. Los listados de viajes ecológicos abundan, ¡a pesar del aumento de los casos de la variante Delta entre los británicos! Pero a diferencia de otros países, “Gran Bretaña” puede “abrirse”, porque el programa de vacunación ya ha “debilitado” (¡si no roto!) el vínculo entre las infecciones y la hospitalización y las muertes… el problema es que esto no es realmente cierto.

Para que la vida vuelva a la “normalidad”, acabando con todas las medidas de precaución, habría que vacunar al 60-70% de toda la población, incluidos los menores de 18 años. Eso es lo que requiere lograr la llamada inmunidad “de rebaño”. Y las nuevas variantes del virus, que evaden vacunas, obstaculizarían este resultado de todos modos. Así que Javid está empezando en el mismo lugar donde lo dejó Hancock: está utilizando el engaño para encubrir una política que antepone el bienestar del beneficio capitalista al bienestar de la población, en Gran Bretaña y en el extranjero. Y, por supuesto, esto no es una sorpresa para nadie.

(Traducido de Workers’ Fight)

Etiquetas: