¡Viva la lucha de los trabajadores de astilleros de Cádiz!

La lucha de los trabajadores de la industria auxiliar de Navantia durante el mes de agosto y la huelga del pasado sábado muestran el camino de la lucha obrera. Ésta ha adquirido un carácter ya histórico puesto que se ha realizado desde la base obrera mediante asambleas y votando en ellas y en contra de los poderes establecidos: la burocracia sindical de Navantia y la patronal FEMCA.

El conflicto nace al exigir carga de trabajo. En esta situación despiden el viernes 14 de agosto a diez compañeros de la industria auxiliar en el astillero de Navantia en Puerto Real, dos de ellos pertenecen a la Coordinadora de Trabajadores del Metal en represalia por reivindicar sus derechos.

Durante el mes de agosto trabajadores de astilleros de la bahía de Cádiz se han movilizado por la readmisión de los despedidos. Las movilizaciones han continuado con la Huelga General en toda la bahía y la manifestación del 4 de septiembre.

“A veces los obreros triunfan; pero es un triunfo efímero -se explica en el Manifiesto Comunista-. El verdadero resultado de sus luchas no es el éxito inmediato, sino la unión cada vez más extensa de los obreros.” La huelga del 4 de septiembre es ejemplo de valentía para el resto de los trabajadores. Nos enseña cómo tenemos que actuar ante la precariedad, el paro, los despidos e indefensión provocadas por la patronal.

“La clase obrera posee ya un elemento de triunfo: el número. Pero el número no pesa en la balanza si no está unido por la asociación y guiado por el saber”. Al igual que en los astilleros de la bahía de Cádiz, unir a todos los trabajadores de las contratas del sector y decidir en asambleas como han hecho los compañeros de la CTM es el único camino para resolver nuestros problemas.