Un poco de historia, ¿por qué se celebra el 1° de Mayo?

La jornada de lucha que celebramos el 1º de mayo nació en EEUU, el país del capitalismo por excelencia. Y no es una paradoja. Desde que el capitalismo desarrolló la revolución industrial en Inglaterra, una clase obrera asalariada y combativa fue desarrollando formas de resistencia y de luchas para frenar la explotación de la patronal y sus gobiernos. La revolución industrial fue extendiéndose a Europa, EEUU y al mundo entero. A su vez la clase trabajadora fue creciendo y organizándose. Y fueron los sindicatos y después en 1864 la AIT, la primera Internacional obrera, que puso sobre la mesa el problema: los trabajadores de todos los países tenían que luchar unidos para conseguir emanciparse. En 1866 la AIT acordó agitar sobre la jornada de 8 horas.

Aunque parezca que el capitalismo ha cambiado, no es verdad en lo fundamental. El funcionamiento de este sistema económico sigue manteniendo sus crisis cíclicas con paro y miseria.

La crisis de 1873, arrojó al desempleo a centenares de miles de obreros. Las fábricas cerraban sus puertas y los parados vagaban por las calles, alimentándose de los desperdicios que encontraban en las latas de basuras. El invierno de 1872-73 dejó un horrible saldo de muertos de hambre y frío, como no se tenía memoria en los Estados Unidos. Sólo en el Estado de Nueva York había 200.000 parados.

Hacia la huelga general del 1º de Mayo de 1886

El 13 de enero de 1873, la Sección Norteamericana de la Internacional convocó a un mitin de desempleados en Nueva York. Se exigía una ración diaria de alimentos para los parados, la iniciación de obras públicas para dar trabajo a los necesitados y una prórroga legal para el pago de arriendos y alquileres modestos. Se quería evitar que fueran lanzadas a la calle las familias que no podían cubrir la renta por hallarse el padre o el esposo sin trabajo. ¿Nos recuerda algo a la situación actual?

En 1881 se constituyó en Pittsburgh la American Federation of Labor (AFL), Federación Norteamericana del Trabajo, que exigió la jornada de 8 horas. Ante la negativa de los partidos republicano y demócrata a realizar la jornada de 8 horas prepararon la huelga general del 1º de Mayo de 1886.

Los mártires de Chicago

Entretanto en Chicago la huelga en la fábrica de maquinaria agrícola McCormik estaba en huelga desde febrero. El 1º de Mayo la huelga general se extiende en EEUU y en un mitin frente a la fábrica McCormik  el día 3 mueren 6 obreros por la carga de la policía.

El 4 de mayo se convoca a un acto de protesta en Haymarket donde se reunieron unas 15.000 personas. Una bomba estallará entre la policía que reacciona atacando a los manifestantes. Mueren 38 obreros y 6 policías. Se apresan a 8 dirigentes que con un juicio manipulado son condenados. El 11 de noviembre de 1887, un año y medio después de la gran huelga por las 8 horas, fueron ahorcados en la cárcel de Chicago los dirigentes anarquistas y socialistas August Spies, Albert Parsons, Adolf Fischer y George Engel. Otro de ellos, Louis Lingg, se había suicidado el día anterior. La pena de Samuel Fielden y Michael Schwab fue conmutada por la de cadena perpetua, es decir, debían morir en la cárcel, y Oscar W. Neebe estaba condenado a quince años de trabajos forzados.

En 1889 la II Inernacional convocará cada 1º de Mayo a los trabajadores del mundo a luchar por las 8 horas. 8 horas de trabajo, 8 de descanso y 8 de cultura y ocio.