Trabajadores de Amazon golpeados y reprimidos por la policía, luchan por un convenio justo

Los trabajadores de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid) pueden contar con otro pulso ganado a la multinacional. Una huelga de dos días que ha tenido un seguimiento del 80% entre la plantilla fija. Durante los días 16 y 17 de julio se ha desarrollado el Pryme Day de Amazon. Dos días que la empresa promociona productos en condiciones excepcionales y tradicionalmente consigue ventas extraordinarias.

Esta es la segunda tanda de paros que se convoca, después de los paros en abril. En aquellas fechas los trabajadores presionaban para intentar conservar su convenio primigenio. Ese convenio les garantizaba unas condiciones laborales decentes, afectando a salarios, descansos, bajas, vacaciones, etc. Todo ello se esfumó cuando la empresa sustituyó unilateralmente ese convenio por el del sector. Con ello empeoraron su situación laboral todos los trabajadores, ello además en un contexto de alza de beneficios de la multinacional.

Los trabajadores lograron paralizar por completo la entrada y salida de mercancía. Aun así, la versión de la empresa es que todo surgió con total normalidad y que los paros no han mermado en nada la actividad.

En peores condiciones se encuentran los trabajadores temporales, contratados por ETT, que renuevan cada semana, 15 días o un mes. A estos se les mide la productividad durante las horas de trabajo. Si se superan los rankings medidos por la empresa, puede pasar a ser trabajador fijo. Además, durante las jornadas de huelga se les ha prohibido secundar los paros ante la amenaza del despido.

El piquete informativo, que explicaba los motivos de la huelga a los trabajadores temporales que llegaban a la planta, ha denunciado este martes el ataque sufrido por parte de la policía, que ha agredido y herido a algunos de los huelguistas. Como vemos la empresa, que no tiene reparos en explotar a los más necesitados de un salario para vivir, emplea la violencia física contra quienes denuncian la explotación laboral.

Amazon, como otras muchas empresas, persigue el máximo de beneficios en detrimento de la calidad de vida de los trabajadores. Para luchar contra la vergonzosa lacra de la explotación laboral es imprescindible que se unifiquen las luchas de los trabajadores. Solo con acciones de paro total se puede hacer retroceder las intenciones de la patronal. Eso ha funcionado en otras ocasiones, sea la empresa que sea.

Comments are closed.