Solidaridad con las familias de la Corrala y expropiación de las viviendas vacías en manos de los bancos

El desalojo de la Corrala la Utopía se realizó en vísperas de Semana Santa y mostró la verdadera cara del gogbierno de Rajoy. La gobernadora civil del PP dio la orden, cuando ya se había llegado a un acuerdo entre el banco, Ibercaja, el Ayuntamiento, la Junta de Andalucía y con la mediación del Defensor del Pueblo. La jugada del PP y de Zoido, el alcalde de Sevilla, estaba clara: echando a la calle a las familias de la Utopía y con la reacción de estas yéndose a la Plaza Nueva , obligaba a la Junta y en especial a IU a resolver el problema. Si IU, con Elena Cortés de consejera de vivienda no hacía nada, su política social se resentiría. IU optó por dar las llaves de viviendas públicas a los desalojados. El PP que podía quedarse sólo en la defensa de los bancos y la especulación se encontró con la ayuda del PSOE defendiendo la “legalidad”. Y los socialistas sacaron su vara legal de medir. Susana Díaz, como buen político de estado, le enmendó la plana a Elena Cortés y le retiró sus competencias.

La actuación de Susana Díaz le ha quitado el papel al PP de defensor de la legalidad. La razón de Díaz no era otra que defender a las 12.000 familias que esperan vivienda pública ante el “enchufe” de IU a la Corrala. Pero en realidad estaba defendiendo a los bancos, a Ibercaja, que se va de rositas, y a la especulación de los ladrones de las construcción y los bancos que sí es legal. Con 300.000 viviendas vacías, millones en manos de los bancos, un banco del Estado “malo” el Sareb con 50.000 viviendas compradas a estos, y ¿no hay viviendas para los desahuciados?

Un gobierno de trabajadores no puede defender hipócritamente la legalidad injusta de este país en manos de los banqueros. Y si el gobierno central hace una política contra el pueblo habrá que llamar al pueblo a rebelarse y ponerse a la vanguardia de la movilización. Si no lo hace será cómplice de la injusticia. El PSOE es responsable directo de esta situación e IU se ha convertido en cómplice, aunque intente ser el ala izquierda de la vergüenza.
El desalojo de la Corrala la Utopía en Sevilla muestra que el capitalismo es incapaz de satisfacer las necesidades básicas de la población como es el derecho a la vivienda, y que los  gobiernos y las administraciones  estatales pueden hacer poco. Es mas, sólo  protegen la propiedad de los bancos o de las grandes empresas.

Los partidos de la izquierda de la Junta de Andalucía han llegado hasta pelearse para saber si se puede dar viviendas a los habitantes de la Corrala. ¿Qué puede significar ‘lista de espera’ cuando hay viviendas suficientes para todos?

La única manera de salir de este callejón sin salida, la única manera de resolver la urgencia social de toda la gente que no tiene un lugar digno para vivir es expropiar sin indemnización todas esas viviendas. Para hacer eso no se puede esperar nada de los gobiernos, habrá que contar con nuestras propias fuerzas. ¡Habrá a que contar con la lucha unida de los trabajadores!