Rosa Luxemburgo: socialista, revolucionaria, internacionalista

Hace cien años, Rosa Luxemburgo fue asesinada en Berlín al mismo tiempo que Karl Liebknecht; el asesinato había sido premeditado durante mucho tiempo por los ministros del Partido Socialdemócrata y el estado mayor, aliados para contener la creciente revolución obrera.
Procedente de una familia judía acomodada y culta, se unió muy pronto al movimiento socialista clandestino y tuvo que abandonar Polonia clandestinamente en 1889. A partir de entonces, su vida se fusionó con la del movimiento obrero. rosa_1
A lo largo de los años, el movimiento socialista en Polonia se dividió en un Partido Socialista Polaco cada vez más nacionalista y un partido revolucionario dirigido por Luxemburgo y Jogiches, estrechamente vinculado al movimiento obrero ruso y un verdadero caldo de cultivo para los militantes del movimiento internacional.
En 1898 Rosa Luxemburgo se estableció en Alemania, el corazón industrial del continente; en la serie de artículos agrupados bajo el título “Reforma o Revolución”, demostró que las contradicciones del sistema capitalista no tenían otra salida que una revolución obrera internacional.
Rosa Luxemburgo participó en la vanguardia de la revolución rusa de 1905 y 1906, en la Varsovia insurrecta, dirigiendo a la fracción más decidida del proletariado polaco. Con su folleto “Huelga de masas, Partido y Sindicato” explicó que también en Alemania, aunque la organización obrera se desarrollara excepcionalmente allí, todo el proletariado, incluida la masa no organizada, debería empezar a moverse. Para Rosa Luxemburgo, este movimiento era la condición sine qua non para el éxito. Sabía que la revolución, al despertar a las capas más oprimidas del proletariado, encontraría en ellas los recursos, la dedicación y la combatividad necesarias.
Rosa Luxemburgo no fue sorprendida por la secuencia de circunstancias que llevaron al estallido de la guerra mundial, que fue parte del desarrollo del imperialismo. Por otra parte, aunque había luchado durante quince años contra la adaptación de los líderes socialistas a la sociedad burguesa, estaba consternada por el alcance de su traición. Pero el mismo día en que los parlamentarios socialistas alemanes votaron a favor de los créditos de guerra, un puñado de internacionalistas se reunieron en el apartamento de Rosa Luxemburgo. Ella fue el alma, líder y editora principal de las “Cartas de Spartakus” publicadas clandestinamente y en torno a las cuales se reunieron los militantes que permanecieron fieles al socialismo.
De la prisión también salió “La crisis de la socialdemocracia”, una acusación vibrante contra el imperialismo y la guerra, contra el nacionalismo y las traiciones de los líderes socialdemócratas. También fue un alegato emocionante, un testimonio renovado y argumentado de su confianza en las leyes de la historia y en la capacidad del proletariado para cumplir su misión revolucionaria.
Liberada por la revolución en noviembre de 1918, Rosa Luxemburgo sólo tuvo tiempo de advertir a los obreros alemanes contra sus ilusiones, de trabajar en la fundación de un partido comunista capaz de hacer triunfar la revolución. La ola revolucionaria, nacida del horror de las trincheras y del cansancio de la retaguardia, había golpeado a Alemania un año después de Rusia. Pero se enfrentaba a un gran adversario: una burguesía poderosa, un estado centralizado efectivo y, sobre todo, un aparato socialdemócrata que tenía influencia en la clase obrera y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para contrarrestarla.
rosa_2Sin poder parar la revolución, los socialdemócratas asumieron la dirección, fueron elegidos para los consejos de obreros y soldados, y llamaron Consejo de Comisarios del Pueblo el gobierno burgués bajo la dirección de Ebert. Afirmando que su nuevo poder era socialista, se cuidaron de no tocar ni un pelo de la propiedad privada ni del aparato estatal. Por el contrario, los ministros socialistas trabajaron mano a mano con los altos funcionarios. Engañando a la clase obrera, la dirección socialdemócrata estaba al mismo tiempo preparando hombres y armas para aplastarla y, sobre todo, asesinar a los líderes revolucionarios Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht.
Como escribió Rosa Luxemburgo en su último artículo: “¡El orden reina en Berlín! ¡Ah! ¡Estúpidos e insensatos verdugos! ¿No se dan cuenta de que vuestro orden está levantado sobre arena? La revolución se erguirá mañana con su victoria y el terror asomará en vuestros rostros al oírle anunciar con todas sus trompetas: ¡Yo fui, yo soy, yo seré!”