Robo “entre ladrones” de dinero público

El escándalo protagonizado por la cúpula de Caja Madrid, llevándose ‘por la cara’ 15,5 millones pone en evidencia, una vez más, que es necesario un verdadero control del dinero que ponemos entre todos y destinado, según el ministro De Guindos, a reactivar la economía. El ministro dice entender la indignación general y espera que no sea un caso generalizado en el resto de empresas del Ibex. Nosotros decimos que todo el dinero público que se ha invertido en las cajas no ha servido para crear empleo. Ha servido para especular, dando a la oligarquía financiera y empresarios buenos dividendos. Mientras los trabajadores sufren los avatares del desempleo y muchos no cobran ningún subsidio.

Nos hacen creer que todo el traspaso de dinero público a la banca era necesario, así como los recortes en Sanidad y Educación. Todos estos sacrificios ‘dicen’ para que son para que la economía vuelva a funcionar. Esta economía sólo es ‘su economía’; esta tropa, a pesar de sus generosos sueldos, roba para vivir aún mejor a costa de todos.

Hace falta un verdadero control de la banca llevado a cabo por los propios trabajadores. Eliminar la especulación con una única banca pública al servicio de la población, que el dinero vuelva a servir para crear empleo, abrir las bolsas de los ayuntamientos, invertir en dependencia, Sanidad, Educación, etc. Sin este control obrero, el dinero seguirá sirviendo sólo a los intereses de un puñado de parásitos.

Para más inri sindicalistas vendidos están implicados en las tarjetas. Es simplemente la constatación de como la burocracia sindical está integrada en el Estado y las empresas.