Presupuestos 2016, nuevos recortes a la vista

Los presupuestos del Estado aprobados hace unos días van a suponer nuevos recortes, a pesar de lo que diga el gobierno, pues hasta la Unión Europea le ha enmendado la plana a Rajoy. Los presupuestos bajan los impuestos a las grandes empresas y el IRPF y esto, junto a la precarización del empleo, supone menos ingresos. Precisamente es la propaganda del gobierno, que ve cercana las elecciones, la que marca las cuentas.

Los presupuestos del Estado son los ingresos y gastos, que las instituciones y el gobierno realizan. Son importantes pues el Estado garantiza con ellos los servicios públicos que permiten a los trabajadores y a la población en general mantenerse. La Sanidad, Educación, subsidios, desempleo, pensiones, dependencia etc., dependen del Estado y de los impuestos. Estos son en su mayoría indirectos; el IVA grava todo lo que se compra. Entre los indirectos está el IRPF, el impuesto sobre la renta, que pagan los que tienen nómina fundamentalmente y el de beneficios empresariales que se llama de sociedades, que no pagan realmente. Este esquema impositivo supone que son los trabajadores y la población los “paganini”, mientras que las grandes fortunas y las grandes empresas con beneficios, que suponen el 50% del PIB -de todo lo que se produce en un año- se escabullen llevándose el dinero a Suiza.

Así, la Iglesia se llevará mensualmente más de 13,26 millones de euros, la Casa real 7,86 millones al año – sin contar los gastos públicos de toda la familia-, la patronal se llevará 5.214 millones de euros en subvenciones – sólo 135 millones en bonificaciones en los contratos. Las prestaciones por desempleo disminuirán en un 21,7%, algo que se vende como un logro; pero el problema serán los millones de trabajadores en paro que ya no cobran nada y subsisten en la pobreza.

Estos presupuestos preparan los nuevos recortes que, si no los impedimos en nuestras luchas, volverán a realizar. Y en esta situación habrá que prepararse para después de las elecciones.

Etiquetas: