¡Por la unidad y movilización de la clase trabajadora!

En este año electoral el orden del día entre militantes o activistas preocupados por la situación social y política ha sido cómo buscar la unidad de las fuerzas y organizaciones cara a las elecciones. Entre Podemos e IU, este debate ha dado lugar a encuentros y desencuentros. Todo indica que Podemos irá en solitario en las próximas elecciones nacionales e IU ha creado “Ahora en Común”.

Sin embargo esta unión, simplemente electoral, deja mucho que desear; podemos verlo, por ejemplo, en los nuevos ayuntamientos de Madrid, Barcelona o Cádiz, que aparte del nuevo talante progresista, no han podido acabar con los desahucios, ni mejorar el paro o la precariedad porque no tienen las competencias ni el poder para hacerlo.

Como trabajadores, no podemos dejar nuestro futuro al arbitrio de las elecciones y de las instituciones del Estado. No se puede decir a la gente que la “democracia”, la “constitución” o los parlamentos son la vía de cambio social. Es decir, en una sociedad donde los medios de producción, el capital, están en manos de la burguesía no hay posibilidad de cambiar la sociedad electoralmente. Porque la burguesía, -un puñado de ricos banqueros y empresarios-, que tiene el poder político a través del PP y del PSOE, financiará a otros como Ciudadanos, hará campañas en los medios o, como en Grecia, utilizará el miedo y la traición.

Por eso la verdadera unión popular está en la lucha y en la movilización social de la clase trabajadora, que nadie nombra. Y esta unión de los trabajadores tiene que tener objetivos y reivindicaciones que protejan a la clase obrera y las clases populares basadas en la lucha real contra el paro, por ejemplo con el reparto de las horas de trabajo sin bajar los salarios, en prohibir los ERE y despidos, los desahucios o la expropiación del sistema financiero con un banco único del Estado y en manos de los trabajadores y la sociedad. Y esto no se va a conseguir en los despachos, ¡seguro!

Etiquetas: