Podemos, ¿qué alternativa tiene para la clase trabajadora?

El mismo día de las elecciones Pablo Iglesias expresó claramente los objetivos de Podemos. El nuevo partido tenía el objetivo de echar a los políticos de “la casta”, y por lo tanto el éxito electoral sólo era un primer paso para conseguir la “ruptura democrática” con el régimen de la Transición, caminando hacia un “proceso constituyente”, que decidiera democráticamente la voluntad del pueblo. Por ello ahora tocaba preparar las elecciones municipales. En segundo lugar comentó que los “desahucios”, “el paro”, etc, seguían y por consiguiente no había que parar hasta echar a “ la casta”. Y han elegido las elecciones como medio. Claramente el proceso político lo ven en Podemos como electoral, “ahora hay que preparar las elecciones municipales”.

Con una lista electoral donde los cabezas de lista en su mayoría son profesores, estudiantes, o profesionales de alta cualificación, su primera medida en el parlamento europeo será la “directiva Villarejo”, una serie de medidas contra la corrupción política, tomando el nombre del juez elegido en su lista, el famoso jurista Carlos Jiménez Villarejo, fiscal anticorrupción expulsado por Aznar de su cargo.

Con este elenco de eurodiputados, con un programa político cuyo eje central es la expulsión de la “casta” y la “ruptura democrática”, sin medidas básicas a favor de los trabajadores, más allá de las 35 horas, la eliminación de las reformas laborales…, sin reclamarse de la clase trabajadora, ni atacar al capitalismo como sistema económico y social causa de la catástrofe social; no podemos por más que calificar a Podemos como una organización política que se basa en la ciudadanía de clases medias o pequeña burguesía, con claros objetivos democráticos.

Por lo tanto, Iglesias y Podemos es lo que es, aunque otros grupos de la izquierda pretendan lo que no es. Pues está claro que su apuesta no es la prioridad el mundo del trabajo, los trabajadores y las clases oprimidas.

Y si bien desde Voz Obrera apoyaremos toda iniciativa que vaya en el sentido de más libertad, más democracia para los trabajadores, y en eso estaremos juntos con Podemos, nosotros vamos a llevar hasta el final reivindicaciones básicas que protejan a la clase trabajadora como el reparto del trabajo sin bajar los salarios, la prohibición de los despidos y EREs en todas las empresas, la auditoría publica y el control de la contabilidad de las empresas por los trabajadores así como la expropiación de la banca, para crear un banco público y en manos de la sociedad.

Porque para Voz Obrera es necesario una alternativa obrera, es prioritario la clase trabajadora, nos reclamamos de ella como la única clase con la posición social, económica, el número y la fuerza para cambiar las cosas. Y nunca sembraremos ilusiones en cambios de regímenes que no ataquen al capitalismo. Porque no puede haber democracia para los trabajadores y las clases populares sin eliminar el poder de los capitalistas que sustentan, compran y mantienen a sus políticos y son el verdadero poder. Son los corruptores los que corrompen a los corruptos, es el capitalismo el sistema que organiza la sociedad explotando al mundo del trabajo.

No es casualidad que se compare la situación con una nueva Transición. Esperemos que la lucha obrera abra un futuro de cambio social contra el capitalismo y por el socialismo para no caer en el desencanto de la Transición y el pacto social que abrió las puertas a nuevos ataques del capitalismo.