Para los falsos autónomos, la salida es la lucha obrera

La figura de ‘falso autónomo’ sigue sirviendo a los intereses de determinadas empresas. Con ello los costos laborales que se ahorra recaen sobre los propios trabajadores. Son muchos los trabajadores que tienen este tipo de relación laboral con la empresa, sobre todo las agencias de reparto.
Quizá el caso más mediático continúa siendo el de la empresa Deliveroo. La plantilla, harta de trabajar en jornadas interminables por unos pocos euros, decidió movilizarse en el  verano de 2017. Se llevaron a cabo manifestaciones y huelgas, para denunciar las abusivas  prácticas laborales.
Los trabajadores pagan su cuota de autónomo, trabajan sin contrato, sin ningún tipo de protección y cobran por mercancía entregada. Similar situación la padecen trabajadores en otras empresas como Glovo o Just Eat.
Esas movilizaciones se tradujeron en algunos despidos. Estos mismos trabajadores despedidos decidieron crear una plataforma para unir a los trabajadores en su lucha contra la empresa.
Con todo, uno de los trabajadores interpuso una demanda por despido y ‘represión sindical’. Momentos antes del juicio, uno de los abogados de la empresa pretendió ofrecerle una importante suma de dinero, a cambio de no declarar en el juicio. El trabajador declinó esa oferta, pues para él se trataba de conseguir que la empresa tratara a los trabajadores como tales.
Posteriormente, en un intento de frenar una posible sentencia en su contra, la empresa ha puesto en marcha otra estratagema. Esta vez consiste en cubrirles, a los trabajadores, con un seguro gratuito, con ello tendrían derecho a: gastos médicos, gastos de hospitalización, 75% de ingresos por incapacidad laboral, en fin, nada del otro mundo y de lo que vienen careciendo estos trabajadores. Algo que deberían tener por derecho propio y que la empresa ahora lo utiliza para quedar como una empresa comprometida con los trabajadores. Los hechos demuestran lo contrario.
Si bien, hasta ahora estaban a su suerte en temas de salud o accidentes. En muchas  empresas la salud laboral, los accidentes de trabajo… no figuran entre sus prioridades.
Sin embargo, este gesto de Deliveroo no significa gran cosa. Aparte del hecho que siguen siendo ‘falsos autónomos’, está por ver en la práctica cómo se desarrolla esa cobertura gratuita. En la empresa Glovo, esta misma iniciativa fue seguida de una cuota exigida a sus trabajadores. Por ello hay que estar recelosos de lo que pueda ocurrir y no bajar la guardia un solo instante. Ya se sabe, la patronal pierde el 90 % del tiempo diseñando nuevas formas de explotar y someter a los trabajadores y si para ello tiene que recurrir a los engaños, pues lo hace.
Aún con el clima laboral revuelto,  Deliveroo ha planteado a las autoridades laborales más rigor y control, pide por ejemplo a las instituciones que se adapten a los tiempos, que las empresas evolucionan y necesitan más flexibilidad en la regulación laboral. Ante ello, porque no se trata de un punto de vista exclusivo, pero sí de una opinión generalizada entre los empresarios, los trabajadores debemos empezar a luchar por nuestro futuro, por mejorar nuestras condiciones laborales. Y hay que empezar a organizarse y luchar juntos. ¡O lo hacemos o van a salirse con la suya estos explotadores sin escrúpulos!
La legislación y las autoridades laborales, como siempre, no actúan. Y las más de las veces se decantan por el patrón. Ya hemos visto como los empresarios señalan que las leyes están anticuadas y apuntan a cambios que los nuevos modelos de negocio imponen para ser más “eficientes”. Y esta palabrería se traduce, con el apoyo de los políticos en más explotación, más recortes y más precariedad a los trabajadores. Cuando cambian las leyes, lo hacen para perjudicar a la clase trabajadora. Las empresas se benefician siempre pues la voluntad política está siempre de su parte.
Ante los intentos de la patronal de conseguir ganar más a costa de nuestro trabajo; ante los abusos, que permiten que trabajemos incluso pagando, incluso con nuestra salud, los trabajadores debemos organizarnos y luchar. Aún es pronto para saber que giro tomará el conflicto en Deliveroo. Aún es posible que en el resto de empresas de mensajería se extienda la rabia. El camino para acabar con los abusos, sea en la empresa que sea, es la lucha mediante la unión y la organización de todos los trabajadores.

Comments are closed.