Nuevo pago farmaceútico: nuevo varapalo a los más enfermos

La ministra de Sanidad, Ana Mato, anuncia ahora querer implantar la tarjeta sanitaria única; muchos colectivos la acusan de querer de esta forma desviar la atención de lo que supone otro recorte drástico: el anuncio de que a partir de este mes se va a cobrar un 10% del precio de la medicación necesaria en los enfermos crónicos no hospitalizados. Un nuevo “copago” que la ministra llama de “aportación reducida” y que va afectar a enfermos oncológicos, con hepatitis, artrosis, esclerosis múltiple, etc. Un total de 50 medicamentos que antes eran suministrados en su integridad por la Seguridad Social.

Muchas comunidades autónomas ya han mostrado su malestar ante este nuevo recorte sanitario y ninguna comenzó a aplicarlo cuándo estaba previsto, para este pasado 1 de octubre, unas comunidades por su rechazo, otras por alegar dificultades técnicas para hacerlo. Sólo en Andalucía, son 90.000 los enfermos que se verían afectados por el nuevo decreto.

Pacientes y numerosos personal sanitario-médico no han dudado en mostrar su rechazo ante una medida que va a llevar a muchos enfermos crónicos a plantearse la continuidad de sus tratamientos, habida cuenta que estos enfermos ya pagan parte de su medicación.