Noticias obreras de Aerópolis (Sevilla) – 1° quincenal Octubre de 2015

FLEXIBILIDAD LABORAL

Esa tan ansiada flexibilidad laboral que el gobierno pedía ya ha llegado a la FAL de Sevilla y, cómo no, al sector más sensible de los trabajadores, es decir, a las empresas subcontratistas del gigante europeo Airbus.

Estas empresas subcontratistas están obligando a sus trabajadores a jornadas de 12 horas, en fines de semana y sin recibir ninguna compensación económica. Estas jornadas laborales interminables vienen dadas porque Airbus obliga a estas empresas subcontratistas a explotar al máximo a sus trabajadores, con la complacencia de los sindicatos de la empresa matriz que a menudo miran hacia otro lado, haciendo caso omiso a esta explotación flagrante.

SUSANITA PARALIZA PROYECTOS

Nada más llegar la presidenta de la Junta de Andalucía paraliza la homologación de los cursos de formación, alegando que no hay dinero en las arcas públicas para acometer dichos exámenes.

Esta mujer no hace más que vender humo y pasearse por un lado y otro sin preocuparse lo más mínimo por la realidad que hoy acucia a la comunidad andaluza, que no es otra que la falta de formación y el paro asfixiante que sufre.

ANTE LA NEGOCIACIÓN

El IV Convenio Colectivo de Airbus se acaba y las partes negociadoras toman posiciones; esperemos que los sindicatos no apuesten por un Convenio continuista que garantice la paz social y alguna que otra cosa más.

Mientras, la Dirección de la división militar se descuelga recordando que aún estamos bajo la espada de Damocles de un plan de recortes de personal que se inició en el 2013  y que terminará, o no, en el 2017. Una herramienta habitual para recordar, no a los Sindicatos, ellos están convencidos, sino a las plantillas, que no podemos pedir lo que de verdad nos corresponde; y que como en otros convenios desembocará en aumentos de la productividad desmesurados y más precariedad en la contratación. No es de recibo que una empresa que cuenta por miles sus millones de beneficios precarice la contratación con la entrada de ETT’s y amenace      con despidos forzosos.

Nadie se acuerda de que el tejido industrial que soporta este tinglado está absolutamente precarizado y que, en esta situación, no es posible sostener un subida de productividad-beneficios permanente y, lo que es más grave, que se permita que en las empresas subcontratadas, tanto externas como internas, los despidos y la no aplicación del Convenio sean la moneda de cambio en el día a día de las relaciones laborales.

AERNOVA QUIERE DESPEDIR A 150 TRABAJADORES EN ALAVA

Esta planta de Aernova lleva dos años consecutivos aplicando EREs. En la actualidad el 90% de la plantilla está inmerso en un ERE, excepto los mandos. La empresa lleva años recibiendo millones de dinero público y, ya sabemos por propia experiencia, que ese dinero solo va a parar al bolsillo del patrón, nunca es destinado a mejorar nuestras condiciones laborales.

La salida de carga de trabajo hacia otras plantas donde la mano de obra es más barata y más “obediente”, que no esconde otra cosa que la avaricia empresarial, trae como consecuencia que los compañeros de Aernova en Álava sufran EREs y, ahora, el despido de un tercio de la plantilla (150 trabajadores). Si no tomamos conciencia de esta situación, que es internacional, y nos organizamos, pronto encontrarán otro sitio donde poder saquear el dinero público y contratar mano de obra aun más barata y “obediente”.

TALADRINA = CANCER

La utilización de aceites y taladrinas ocasionan riesgos potenciales para la salud de los trabajadores y del medio ambiente. Las principales consecuencias de la manipulación de estos productos son: afecciones cutáneas, alteraciones del aparato respiratorio, irritación, fibrosis pulmonar y cáncer. Es necesario que comprobemos la composición de las taladrinas que manipulamos (en internet está la información del Ministerio de trabajo y otras organizaciones internacionales de salud laboral).

¡Exijamos productos biodegradables, taladrinas vegetales, mecanizado en seco o cualquier alternativa que no nos perjudique! Es bastante triste enfermar por enriquecer al patrón a cambio de un simple salario.